Volvió Carballo y habló sobre su cáncer

“Estoy muy nervioso, de verdad lo digo”, dijo Luis Alberto Carballo este lunes al arranque de un programa muy especial de Algo Contigo, probablemente el más emotivo en mucho tiempo.

Visiblemente emocionado, Carballo dedicó buena parte del programa a contar su historia. Relató que en mayo se empezó a quedar afónico: “Tomé gengibre, miel, de todo, hasta que un día vi que no se me iba y fui al médico”.

Le hicieron una biopsia y dio que tenía cáncer. En su primera impresión, el doctor Juan Carlos Leiva vio que era una lesión pequeña y blanquecina que no lucía muy bien, contó el conductor.

“Está el doctor Leiva por ahí, porque si hay emoción es peor”, contó Luis Alberto cuando empezó a contar la historia, con un poco de afonía.

“Ustedes tienen que saber lo que pasó”, dijo Carballo. “Uno cuando recibe determinadas noticias se le cae el mundo. Cuando te dicen que tenés cáncer, tampoco sabés cómo reaccionás”, admitió. “Cuando te lo dicen a vos, cuando tu doctor te lo dice, es impresionante”.

Carballo resolvió ir a operarse a Buenos Aires, ya que en Uruguay el cáncer de garganta se opera con cirugía tradicional más radio, pero en Argentina está disponible la cirugía mediante láser, que es mucho más rápida, efectiva y menos invasiva.

HUMOR. “Me dijeron: te va a operar Jesús”, contó Carballo para distender la situación, y todos se rieron. Pero era verdad: el médico que lo operó en Buenos Aires se llama Jesús.

Luis Alberto contó que hace muchos años, más de tres décadas, su padre murió de cáncer de la garganta. “En esa época la palabra cáncer era sinónimo de muerte y hoy es sinónimo de cura, de esperanza, de prevención”, dijo el conductor.

Luego llegó la autocrítica: “Fumé durante 30 años, y sí, soy en gran parte responsable de lo que me pasó”. Si no hubiera fumado “quizás y sin quizás no hubiera pasado lo que me pasó”, agregó.

“No les voy a decir que no fumen: hagan lo que quieran, pero quizás soy una prueba de que no hay que fumar”, contó después.

El conductor agradeció al canal, al productor del programa Alfredo Caro, a sus compañeros de programa y a su familia. Cuando nombró a Rosina, su mujer, se emocionó y debió hacer una pausa por la emoción. “Una leona”, la definió. Y otra vez vino el humor: “¿Doctor, me hace mal esto?”. Leiva no dudo: “Sí”, respondió, con una sonrisa.

Fuente: Telenoche

Comenta