Una influencer se mostró bebiendo su placenta en un licuado y generó polémica

Cada tanto se actualiza el debate sobre la “placentofagia”, como se conoce a la costumbre a consumir la placenta del recién nacido tras el parto. Desde Tom Cruise hasta January Jones, pasando por Kim Kardashian reconocieron haberla ingerido por sus supuestos beneficios anímicos y nutricionales.




Para los que defienden esta práctica, ayuda a evitar la depresión postparto y da energía y vitalidad a la madre, aunque ningún estudio científico lo avala.

En las últimas semanas fue Kloe Kardashian la que dijo que consumiría la placenta de su bebé en forma de píldoras después de que Kim le dijera que es una experiencia “muy recomendable”.

Pero hay quienes eligen maneras más extremas de hacerlo. La influencer Zoe Marshall generó polémica luego de mostrarse en Instagram bebiendo su propia placenta en forma de licuado, pocas horas después de haber dado a luz.



“Esta soy yo con mi placenta en un licuado…un pequeño pedazo de placenta fresca combinado con banana y frutos del bosque y lo tomé”, escribió la australiana y agregó que el resto de la placenta lo consumirá en cápsula, tinturas y esencias durante los primeros meses.

En su mayoría, sus seguidoras en Instagram se mostraron contrariados. “¡Sos una freak!”, “Creo que mejor paso”, “La cosa más desagradable que alguna vez vi”, “No hay ninguna evidencia científica de que esto sea bueno”, fueron algunos de sus comentarios.




Fuente: Tn

Comenta

Recomendado.