Un adolescente murió después de que un compañero de clase le arrojara queso en su cara

Karanbir Cheema, un adolescente de Londres de 13 años, murió en su escuela después de que un compañero le arrojó queso en su cara, el 28 de junio de 2017.

Para los médicos, esta muerte no tiene precedentes. Según lo que expresó Adam Fox, pediatra especialista en alergias del Hospital de Niños Evelina de Londres, esto se produjo por una reacción extremadamente grave.

En los tribunales en donde se llevó a cabo la investigación por el fallecimiento, aseguró que esto es “muy poco frecuente ” y que “no tenía conocimiento de ningún otro caso fatal”.

Sin embargo, la médica forense Mary Hassell dijo que la actitud del niño en arrojarle el queso a la cara de Cheema no fue calculada para realizarle un daño: “Simplemente no estaba pensando”.

El adolescente sufría de alergias al trigo, gluten, huevo, leche y nueces de árbol. Tuvo que recibir tratamiento inmediato en el colegio cuando el queso cayó sobre su cuello. “Se quitó la camisa, gritó y corrió por la habitación en pánico. No podía respirar”, dijo la forense.

Rápidamente su estado comenzó a empeorar y se rascaba toda la pie. Tras ser trasladado al hospital Great Ormond Street, murió después de dos semanas. La forense siempre apuntó a que la atención médica que recibió en la escuela fue totalmente inadecuada.

Rina Cheema, madre del niño, destacó la intención de la forense en preparar un informe destinado a prevenir futuras muertes: “Pese a lo que le pasó a mi hijo, creo que esto ayudaría a muchos niños. Ojalá las escuelas, las instituciones, el hospital y los paramédicos se dieran cuenta de la gravedad de las alergias”.

“Mi hijo era consciente, él mismo sabía lo rápido que debía reaccionar. Sus palabras en la escuela fueron: ‘Por favor, ayúdenme o voy a morir’. Eso lo dice todo”, cerró.

Fuente: Radio Mitre

Comenta
Acerca de Comodín 1615 Articles
Desarrollador Fullstack y Community Manager