Un abuelo mató a un hombre que intentaba estrangular a su nieto: cuando llegó la policía, por error, lo mató a él

En la madrugada del lunes 30 de julio, Richard Gary Black, un ex combatiente de Vietnam de 73 años, escuchó ruidos en su casa de Aurora, un suburbio de Denver, Colorado. Bajó hasta la sala donde su nieto de 11 años dormía en el sofá, y no lo encontró: un hombre desnudo intentaba estrangularlo en el baño.

Junto a su hijastro, Chad Hayashi, intentó impedirlo. Cuando le partieron un florero en la cabeza sin que el hombre se detuviera, Black fue a buscar su pistola 9 milímetros. Volvió, disparó y mató al intruso. Y minutos después, cuando un oficial de policía llegó al domicilio y se encontró frente a un hombre armado, disparó. Black murió a su vez, por las heridas, en el hospital.

Jeanette Black, la esposa de hombre baleado por error en su propia casa, dijo a The Denver Post, mediante su abogado, que el intruso había salido corriendo de una propiedad en la esquina, donde había una fiesta, y había entrado a su domicilio. Mientras otras personas de la celebración corrían tras él para detenerlo, los Black dormían. Entonces ella escuchó que violentaban la puerta de entrada, y su marido de casi cuatro décadas, junto con su hijo de un matrimonio anterior, bajó a ver qué sucedía. Ella llamó al 911.

La policía llegó cuando el intruso yacía muerto en el baño y distintas personas se arremolinaban en la sala, donde Black permanecía aferrado a su arma. El oficial —que estuvo involucrado en otro caso de muerte dudosa y fue suspendido con pago mientras dure la investigación— pensó que el dueño de casa era el atacante, al parecer. «La escena era caótica y violenta», dijo otro agente que respondió a la llamada de emergencia.

«Es una situación desgarradora y trágica para todos los involucrados», dijo en una declaración pública el jefe del Departamento de Policía de Aurora, Nick Metz. «Estamos brindando asistencia por medio de nuestros asesores de víctimas para ayudar a la familia del residente muerto en este momento tan difícil».

El abogado de la familia, Siddhartha Rathod, declaró: «Esto es de película de terror. No hay dudas de que Black es un héroe, que salvó la vida de su nieto. Es realmente una tragedia».

El intruso muerto no ha sido identificado aún. La identidad del policía se mantiene en reserva. «Esta investigación es extremadamente compleja», dijo Metz, cuyo departamento coopera con la fiscalía y entregará las grabaciones de las cámaras que los oficiales llevaban en sus uniformes.


Habló por primera vez la madre de Osama bin Laden: “Era un muy buen chico, hasta que conoció gente que le lavó el cerebro”


Black, nacido en Carolina del Sur y egresado del colegio militar de Charleston, obtuvo una estrella de bronce y un corazón púrpura por su desempeño en la guerra de Vietnam. Luego trabajó como agente de la agencia recaudadora de impuestos, el IRS, y se convirtió en contador público.

Fuente: Infobae

Comenta