Trataron de matar a una médica de Uruguay que trabajaba en Brasil

Los médicos destacan una "muy buena evolución" aunque están atentos a posibles complicaciones infecciosas.

Una médica de Uruguay que trabajaba en el Hospital de la Ciudad de Quaraí, en Brasil, recibió un atentado. Con el uso de un revólver calibre 22, la madre de unos pacientes procedió a dispararle. La bala únicamente rozó el cuello de la médica ginecóloga, ocasionando que se destrozara el vidrio del automóvil.

La doctora se encargó de asistir a la hija de la atacante hace unos seis meses. Después del suceso la paciente sufrió de una apendicitis aguda y procedieron a intervenirla de manera quirúrgica. Según la opinión de la madre, la apendicitis tiene conexión con la cesárea. Por eso decidió dispararla a la doctora.

De acuerdo a Hugo Paodi, presidente del Sindicato Médico de Artigas, la mujer la abordó al salir del Hospital. En ese momento le disparó.

El sindicato repudió el suceso. Por ese motivo se decretó un paro en las actividades de las policlínicas de la ciudad brasilera hasta el día sábado.

Además del repudio público que ha recibido el accionar de la madre de la ex paciente, también evidenciará su privación de libertad a través del cargo de intento de homicidio que se le imputará.

Asimismo, es indudable que, entre el conjunto de investigaciones relativas a la cronología de los hechos, se logre establecer un modo operandi. La idea es que se evite en condiciones futuras.

Por otro lado, de acuerdo a la condición de la doctora, en relativo a su salud, podría aplicarse no solamente cargos de privación de libertad a la atacante. También podría sustraerse la cifra financiera que correspondería a los daños acecidos sobre la médica. Entre esto se incluye posibles alteraciones psicológicas o forma de somatización que presente a largo plazo. En caso de que no pueda ser sustraída en términos financieros –bien sea en efectivo o electrónico- se procedería a ordenar   

Comenta