Silva explicó la disminución de grupos y de horas de coordinación docente en Secundaria

Robert Siva
Robert Siva, durante una comisión de presupuesto, en el palacio legislativo (archivo, setiembre de 2020).

Educación

El presidente del Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (Anep), Robert Silva, dijo este martes a Montevideo Portal que la disminución de los grupos liceales en 2021 se debe principalmente a que cada vez hay menos inscriptos por dos motivos: caída de los nacimientos y mayor preferencia por UTU.

Silva aseguró que la disminución de los grupos no se debe a un recorte presupuestal en Secundaria, sino que hace tiempo hay “una baja” en la matrícula de los liceos. Por un lado, Silva argumentó que “han bajado los nacimientos” y eso comenzó a percibirse en las inscripciones en la educación media en general.

En este sentido, señaló que esa caída puede verse reflejada también en Primaria, donde “salvo el año pasado”, bajó la matrícula “todos los años” anteriores.

Pero aparte de esta disminución de jóvenes que ingresan a la educación media, Silva señaló que hay un tema de “preferencia” por UTU en lugar de los liceos tradicionales, lo que explica la disminución en la cantidad de alumnos en Secundaria.

Así, en 2021 se percibe un aumento de los grupos de UTU en detrimento de grupos liceales. En 2020, Secundaria tuvo 7.796 grupos, mientras que UTU tuvo 4.436. En total, la educación media contó con 12.232. Este año, Secundaria tendrá a 7.546 y UTU tendrá a 4.527, por lo que educación media tendrá 12.073 en total, “lo que hace una variación de 1,3 %”, explicó Silva.

El presidente del Codicen aseguró que este año, en mayor medida que los anteriores, se logró asignar a más estudiantes al lugar de estudios de su preferencia. Antes, “como había más lugares en Secundaria, se los asignó en Secundaria y no a UTU”. Este año, explicó, se crearon más grupos de primer año de UTU, motivo por el que se logró redistribuir la matrícula.

“Es el año donde más del 95 % de los niños de 6º de escuela (que pasan a educación media) quedaron inscriptos en el lugar que pidieron, sea Secundaria o UTU”, señaló el jerarca.

Consultado sobre si esta caída de grupos a nivel general disminuye el trabajo de los docentes, Silva reconoció que la situación afecta a los trabajadores, pero “eso pasa, es una movilidad natural”.

“Pero muchos de nuestros docentes trabajan en Secundaria y en UTU. Es decir que lo que se saca de un lado se pone en el otro. Con esto no quiero decir que no haya afectación, pero es la realidad. Nosotros no estamos recortando para que haya estudiantes que queden afuera, no es a propósito que hay menos grupos. Hay una planificación que se hace en función de esos criterios que esbocé hace un rato y además el cuidado de los recursos públicos que la sociedad nos da. En promedio, un grupo sale en el entorno de 1,6 o 1,8 millones de pesos por año solamente en salarios”, apuntó.

Silva señaló, entre otras cosas, que la optimización de los recursos es necesaria para lograr asistir con horas de tutoría “a los estudiantes que tienen vulnerabilidad educativa o social”. “Eso necesita una administración adecuada de los recursos”, sentenció.

El jerarca también se refirió a la pérdida de horas de coordinación docente. En este sentido, aseguró que “hay que redireccionar recursos”. Concretamente, se resolvió suprimir miles de horas de coordinación de docentes de una misma asignatura, mientras que se mantuvieron las de coordinación de los centros educativos.

“Se suprimieron las horas de coordinación de asignaturas, que en los hechos era muy difícil que se llevaran adelante. Era una situación muy compleja que todos los que estamos en educación sabemos que es así”, aseguró.

“Esas horas se van a destinar a otras necesidades”, dijo y agregó que “muchas de esas horas van a volver a los mismos docentes, ya sea en otras actividades o en atender otras necesidades”.

“Hay un redireccionamiento de recursos porque obviamente hay un cambio en la política educativa. La centralidad tiene que estar en los estudiantes y por tanto hay que generar, con los recursos que tenemos, posibilidades de atención a los mismos”, continuó.

No se vayan

Silva también se refirió a la continuidad de los niños que pasan de Primaria a la educación media. Expresó que un 97 % de los niños se inscribieron para este año, cercano al porcentaje habitual, y aseguró que hay que trabajar para lograr que el 3 % restante, aproximadamente 42.000 niños, también asistan a clases en 2021.

“Vamos a la búsqueda de esos niños para procurar su incorporación a nuestra educación media”, afirmó Silva.

En cuanto a la preferencia cada vez mayor por UTU en lugar de los liceos, Silva dijo que la responsabilidad es “de todos los actores institucionales” que no fueron “capaces de transformar un sistema arcaico como es el de Secundaria”.

Sobre este último, dijo que “sigue sobre cimientos que ven a la educación Secundaria como algo que no tiene un fin en sí mismo, un tramo educativo que lo único que hace es preparar al estudiante para que continúe con estudios terciarios y estudios universitarios”.

Señaló que en los liceos aún hay “programas de otra época” y no se generan “espacios de efectiva participación de los estudiantes”.

“Esas situaciones hacen que los estudiantes y sus familias empiecen a encontrar opciones por otro lado y UTU ha generado (…) otras cosas que motivan”, apuntó y concluyó: “Quizás esto nos ayude a hacer los cambios que tenemos que hacer en educación secundaria que venimos hablando desde hace muchísimo tiempo y no hemos sido capaces de hacerlos”.

Fuente: Montevideo Portal

Comenta

Recomendado.

Acerca de Pablo Tedesco 4141 Articles
Desarrollador Fullstack y Community Manager