¿Sexualidad responsable o una cómoda ignorancia?

Sexualidad Responsable

Por Facundo Olivera Ordeig

Facundo Olivera Ordeig
Tec. en Gestión Turística y Hotelera. Dirigente de @CimarronesPN. Lista 66. Congesal Nacional (s) por la Juventud del Partido Nacional. Síguelo en Twitter

Se necesita un compromiso no solo del Estado para esta cuestión, la sociedad en su conjunto debe concientizarse de que la educación sexual es parte fundamental en el desarrollo del adolescente, de no tratarse seriamente o de ser escasa, la misma será perjudicial.




Desde que los defensores de la ideología de género tomaron protagonismo, por las medidas gubernamentales, el hablar de educación sexual es aún más controversial debido a la carga política que se le da al asunto, cuando antes la preocupación era sobre si incitaba o no a los jóvenes a mantener relaciones. Claro está que los tiempos cambian, pero de una u otra forma la educación sexual sigue siendo un tema del cual muchos prefieren escapar, por suerte o por desgracia, dependiendo de cuál sea tu posición, no me encuentro entre ellos, porque afecta directamente tanto el modo como la calidad de vida de cientos de miles de estudiantes ya que de no contar con una educación de primera los problemas irán llegando lentamente, problemas a los que hoy nos enfrentamos como lo son las enfermedades venéreas, la homofobia, los embarazos adolescentes, el acoso e incluso el abuso sexual.

Los sectores más conservadores de la sociedad no estarán de acuerdo en que deba ser obligatoria tanto en centros de enseñanza públicos como en privados, debo darles la razón, el manual para la educación sexual que el Frente Amplio propuso no solo es propaganda de la ideología de género sino que atenta contra la intimidad del niño o adolescente, si no quieren que se les haga cosquillas o se les acaricie de tal o cual forma, no se les puede obligar, de lo contrario se esta abusando de la autoridad y del menor, en cambio, si el manual se basa únicamente en el conocimiento que deben adquirir, sí, debe ser obligatorio que todo estudiante de nuestro país cuente con una materia que les prepare en cómo prevenir las enfermedades, en los riesgos presentes en la sociedad y en cómo evitarlos, en respetar y aceptar tanto su cuerpo como el de un tercero, en entender que cada uno de nosotros tiene el derecho a elegir su orientación sexual y que no deben ser juzgados por ello, al igual que con sus decisiones, entre otras que los expertos, los verdaderos expertos deberían trabajar.

Un comentario frecuente es que los padres deben encargarse de educar en este sentido a sus hijos, con lo que también estoy de acuerdo, no se puede pasar por encima de la autoridad de los padres, lo correcto debe ser un programa de enseñanza que deje la puerta abierta para que dicho adolescente pueda luego hablar los temas con sus padres para así complementar entre la educación obligatoria y la educación moral que se le quiere inculcar en su hogar, pero siempre entendiendo que ese joven será quien decida con qué información quedarse.



El mismo argumento será válido para las comunidades religiosas que pueden oponerse, no se buscaría atentar contra su sistema de creencias, sino que por el contrario, se buscaría que el joven con base a la información recibida en el centro educativo junto a la recibida por sus padres y por su referente religioso sea capaz de decidir por sí mismo ¿podrías estar en contra de tomar una decisión basada en el análisis y comparación de fundamentos de cada óptica presente? Yo no, además me gustaría preguntarte ¿acaso se deja de dar Matemáticas porque no es del agrado de un grupo de padres o de una comunidad religiosa? No, por supuesto que no, es conocimiento necesario, solo que en este caso la educación nos permite ejercer una sexualidad responsable.

Tec. Facundo Olivera Ordeig

SU Noticias



Comenta
Loading...