Seis días de huelga de hambre y sin respuestas; su salud se deteriora

Pablo lleva seis días de huelga de hambre y aún no ha tenido respuestas de ALUR ni de las autoridades gubernamentales. “Las cosas están como antes, no hay novedades. Pero su estado de salud se empieza a deteriorar”, dijo el padre que lo acompaña a diario en la carpa ubicada frente a Torre Ejecutiva.




Pablo Ferreira inició la huelga de hambre el pasado jueves 1° de marzo como rechazo al despido de su mujer, Luiggina, de la empresa ALUR luego de dar a luz a su hijo. Reclaman por la restitución laboral y por cambios en la ley para que no se repitan cambios como este.

“Está haciendo una huelga de hambre extrema, no come absolutamente nada”, expresó. Ya ha perdido varios kilos y en los últimos días comenzó con mareos y mucho sueño.

Su familiar dijo que está muy sólo y que el Sindicato Médico del Uruguay (SMU), enterados del caso, lo visita muy pocas veces. “Sabemos que Pereira (Fernando, presidente del Pit-Cnt) está trabajando en el caso, pero aún no hemos tenido novedades”.



Los días pasan y Pablo no piensa moverse. “Se le mete una cosa en la cabeza y no se la sacás con nada. Sé que va a ir hasta las últimas consecuencias”.

Este miércoles, Luiggina se reunió con el cardenal Daniel Sturla para informarlo sobre la situación y ver qué acciones puede realizar.

A pesar de estar instalado frente a Presidencia, no ha tenido la visita de ninguna autoridad gubernamental.




Fuente: Ecos Uy

Comenta