Sancionan a taxista que desde el auto le dijo a la mujer que la podían raptar

Rapiña Taxista

La Intendencia de Montevideo anunció una sanción para el taxista que acosó hace unos días a una mujer, diciéndole que tuviera cuidado porque la podían secuestrar. También se señaló que los dueños del vehículo recibieron un apercibimiento. La comunidad declara que esta señora no sólo grabó el incidente, sino que lo publicó en las redes sociales. Al dar a luz los acontecimientos recaudó el apoyo de sus conocidos y el asesoramiento de la división de Género de la Intendencia.

De este modo la compañía Gremial Única del Taxi notificó a todos sus conductores las sanciones que pueden apelar si se dignan a realizar el mínimo acto de acoso a clientas o mujeres en la calle.

En los últimos días se ha dictado en Uruguay cursos para transportistas en relación a disminuir el índice de acosos.

De todas maneras, como se ha planteado en anteriores artículos, se está evaluando la forma de llevar a cabo este proceso con extrema cautela. De hecho, el curso planea adaptarse a otros ámbitos. Similar a estos. No remitirlo únicamente a los transportistas de autobuses, sino que pueda anclarse, inclusive, a taxistas.

El acoso no tiene que estar centralizado únicamente en torno a las mujeres que transportan, sino también en aquellas que, estando en la calle, se sienten amenazadas por la actitud de los conductores.

Este problema está generalizado en Latinoamérica. La única forma de erradicarlo a es a través del desarrollo de instructivos que sean impartidos, apelando a las emociones de los espectadores –es importante que se sepa llegar a las mismas, así el resultado será más duradero- y procurar enseñar a los niños y adolescente cómo deben de comportarse.

A través de esto puede erradicarse el problema profundamente, de raíz. En caso de no disponer de esta atención absoluta sobre la base de los inconvenientes, no se podrá lograr resultado alguno a largo plazo.

Comenta