Reconstruyen rostro de mujer que vivió en Uruguay hace más de 1.600 años

El cráneo prehistórico que será reconstruido. Foto: Museo de Arte Precolombino e Indígena

Un cráneo perteneciente a la colección de la Facultad de Humanidades de la Universidad de la República, en conjunto con el Museo de Arte Precolombino e Indígena (MAPI), tendrá su rostro reconstruido con la ayuda de técnicas forenses digitales.

La tarea estará a cargo del diseñador brasileño Cícero Moraes, reconocido internacionalmente por sus trabajos de reconstrucción facial forense, que incluyeron importantes figuras históricas y religiosas como San Antonio de Pádua, San Valentín, el Señor de Sipán, una víctima de la erupción volcánica del Vesubio ocurrida en el 79 d.C., entre otros.

Moraes —que estará en Uruguay desde el 19 al 26 de noviembre— además de realizar la reconstrucción del cráneo prehistórico, también participará de actividades en el XIV Congreso Latinoamericano de Rehabilitación Buco Maxilo Facial (BMF) en Punta del Este, donde presentará sus trabajos sobre diseño y confección de prótesis humanas para víctimas de cáncer.

Rostro.
El cráneo que será reconstruido pertenece a una mujer de aproximadamente 45 años, de origen indígena que habitó la región este de Uruguay, siendo inhumada en un montículo (actualmente llamados “Cerrito de Indios”), alrededor de 1.600 años atrás.

Su análisis de ADN reveló un linaje exclusivo, presente también en la población actual del Uruguay. Para digitalizar la pieza, Luis Vázquez, estudiante de grado de la Licenciatura en Antropología de la Udelar, realizó 120 fotos del cráneo y la mandíbula desde distintos ángulos. Estas fotos fueron enviadas al software libre OrtogOnBlender que digitalizó las piezas anatómicas en 3D.

Con el cráneo digitalizado y con los datos bioantropológicos aportados por el Dr. Gonzalo Figueiro, el diseñador brasileño podrá iniciar los trabajos de reconstrucción facial.

Inicialmente fueron colocados una serie de referencias con el espesor del tejido blando en diferentes partes del cráneo. Eso ayudará a los especialistas al momento de estimar la cantidad de músculos, piel y gordura que debe tener cada una de las partes. Posteriormente son hechas las proyecciones de nariz, de las dimensiones de los labios, orejas y la posición de las órbitas. Finalmente el proceso de escultura digital se inicia y una vez que se termina, se procede a la pigmentación de la piel y modelado del cabello.

El rostro será presentado el 22 de noviembre.

Detalles.
Según explicó Ciciero a El País, para reconstruir el rostro de la indígena uruguaya necesitará 7 días. “Es una técnica muy rápida”, aseguró.

A lo largo de su carrera ha realizado cerca de 60 reconstrucciones de cráneo “de figuras históricas, de la evolución humana y también de figuras religiosas”. También dice, ha hecho 6 prótesis humanas y 11 veterinarias como picos de tucán o caparazones para tortugas.

La reconstrucción forense del rostro de la señora de K’anamarka. Esta tecnología se aplicará para la mujer indígena Foto: Cícero Moraes

“Para hacer tanto las prótesis humanas como las veterinarias usamos las técnicas de la impresión 3D, que permite realizar un trabajo más sencillo, más seguro y más rápido”, aseguró. En la parte veterinaria, dijo, lo que imprimen se pone directamente en el animal, debido a que se tratan de partes externas que recubren.

Para el caso de los humanos, en tanto, Moraes trabaja junto con Rodrigo Salazar, un médico peruano, que fue quien lo invitó a la conferencia en Uruguay.

“En ese caso el proceso es distinto: hago el rostro en tres dimensiones, lo imprimimos y en base a eso hacen un negativo, inflan el negativo con silicona, hacen una pigmentación con el mismo color de la piel, y tras una cirugía, se coloca en el rostro del paciente. Puede ser el ojo, la nariz, la oreja u otras partes”, dijo Moraes.

Según contó, su trabajo consiste principalmente en el desarrollo de programas y software para los médicos que trabajan con reconstrucciones faciales. Me gusta tanto desarrollar estas técnicas y permitir que las personas lo utilicen que los programas son todos gratuitos”, dijo. Además de la medicina, las técnicas se pueden implementar en el área de la arqueología.


Llegan 4.600 cubanos y colapsan los trámites


Fuente: El País

Comenta