Qué le hace el covid-19 a tu cuerpo

Covid-19

El 14 de marzo se notificaron casi 150.000 infectados, más de 5.400 muertos y la expansión del coronavirus en más de 110 países a nivel global. Todavía existen muchas preguntas sin resolver sobre este nuevo virus, cuyo origen proviene de Hubei, China, a finales de 2019.

Se estima que el contagio se produce a través de aspirar las pequeñas gotas que se expulsan acto seguido a la tos y estornudo de una persona infectada. Otras ocasiones sucede cuando se entra en contacto con una superficie contaminada y luego se llevan las manos a su boca u ojos.

Los principales síntomas que se desarrollan tras ser contagiado son: fiebre, cansancio y tos seca. Sin embargo, y de acuerdo a la información proporcionada por la Organización Mundial de la Salud, el virus afecta distintas partes de las personas, generando con frecuencia: diarrea, dolor de garganta, congestión nasal o dolores en distintas zonas.

A raíz de esto, muchas personas se pregunta qué es lo que sucede en el cuerpo cuando se extiende el virus.

El profesor de medicina preventiva y enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad Vanderbilt de Estados Unidos, William Schaffner, indica que: “esta enfermedad se clasifica, principalmente, como un virus respiratorio. Por tal motivo, comienza afectando la garganta del huésped.”

“Independiente del conducto por el cual ingrese al cuerpo, ya sea nariz, boca u ojos, se adueña de las células de la mucosa de la garganta y fondo de la nariz.”

“Para replicarse, el covid-19 necesita secuestrar una célula, y gracias a sus proteínas en forma de lanzas, puede penetrar la membrana de estas células. Una vez que se encuentre dentro, al igual que las otras infecciones, comienza a ordenar que se produzcan más virus a nivel industrial.”

El profesor Schaffner señala que es la única forma que usa para multiplicarse, puesto que al ser un agente infeccioso microscópico acelular, es capaz de corromper otras células del organismo.

“Una vez que produzcan la cantidad deseada, salen de la célula madre, destruyéndola e infectando otras células.”

“Cada virus puede llegar a crear desde 10.000 hasta 100.000 réplicas. Cuando esto sucede el cuerdo cambia a un estado de alerta: produce una respuesta inflamatoria con el propósito de atacarlo.”

“Por tanto, es natural comenzar a sentir la nariz tapada o dolor de garganta.”

Por otro lado, Kapana Sabapathy, médica epidemióloga y clínica del equipo de salud global de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical en Londres, explica que el principal problema no solo radica en la infección, sino en la forma que tiene el organismo de responder:

“Con el propósito de evitar la multiplicación del virus en el huésped, el cuerpo comienza a generar sustancias químicas de naturaleza agresiva.”

“Durante la neumonía, por ejemplo, se crea congestión en los diminutos sacos de aire en la base de los alvéolos. Estas estructuras son las que, por lo general, se llenan de aire.”

“A través de las paredes de los pulmones se gestiona el cambio gaseoso donde el oxígeno llega a la sangre, acto seguido, al resto del cuerpo.”

“Por tanto, si los sacos están siendo obstruidos por una infección, lo más probable es que, en combinación a la respuesta natural del cuerpo, la capacidad de aire que pueda atravesarla sea mínima.”

“Si en el cuerpo no se llega a gestionar la cantidad de oxígeno necesaria, se elevan las probabilidades de una falla respiratoria. Además, el corazón, al no recibir el mínimo exigido a través de la corriente sanguínea, deja de funcionar.”

“Esto se denomina ‘daño colateral’. Puede surgir cuando la respuesta del cuerpo se suma al problema de la neumonía, empeorando así la situación.”

De acuerdo conAmy Compton-Phillips, directora clínica del Sistema de Salud de Providence, Estados Unido, señaló que la infección puede extenderse desde la naríz hasta el recto.

La renombrada revista, The Lancet, publicó un estudio donde, aún sin ser concluyente, se sugiriere que el covid-19 no solo es capaz de ocasionar neumonía, también provoca severos daños a otros órganos del cuerpo: corazón, riñones, hígado. Así como en los sistemas corporales, en especial el sistema inmunitario y el sanguíneo.

Comenta

Recomendado.