Popular y objeto de críticas en su país, así es el perfil de la presidenta de Croacia

Vacaciones sin goce de sueldo para viajar a Rusia , pasajes de avión pagados de su bolsillo en líneas comerciales, enormes festejos con los jugadores después de cada victoria. Kolinda Grabar-Kitarovic, la presidenta de Croacia , fue sin ninguna duda la principal fan de la selección de su país durante el Mundial de Rusia 2018

Es verdad, en Croacia, el fútbol siempre fue considerado como un “terreno obligado” del poder. Y Kolinda no fue la excepción.

Desde el primer día, las imágenes mostraron a la primera (y más joven) presidenta de ese país, elegida en 2015 cuando tenía 46 años, celebrando sin mesura, como un hincha cualquiera, los goles anotados por su selección en el Mundial.

Repitió en cuartos de final. El 7 de julio Kolinda solicitó una nueva licencia sin goce de sueldo, tomó un vuelo comercial y asistió al partido de su equipo frente a Rusia en Sochi, donde la prensa la fotografió entre el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, y el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev.

Pero esa noche se convirtió en estrella planetaria tras el triunfo croata cuando, vistiendo la camiseta nacional, fue la primera en llegar a los vestuarios repletos de jugadores medio desnudos para confundirse en un abrazo con Luka Modric, la estrella de la selección.

Kolinda es diplomada de la Universidad de Zagreb, de la Academia Diplomática de Viena y de George Washington University. Obtuvo un cargo académico en Harvard y enseñó en la Johns Hopkins.

La presidenta, que habla ocho idiomas, está casada con Jakov Kitarovic desde 1996. La pareja tiene dos hijos. Uno de ellos, Katarina, es una patinadora profesional y campeona del equipo juvenil de Croacia.
Católica ferviente, Kolinda se opone al casamiento gay, pero apoyó la promulgación de una ley que da a los homosexuales los mismos derechos que a las parejas heterosexuales. La presidenta también está a favor de un aborto “legal y seguro”.

Pero si bien cuenta en su país con una auténtica popularidad, la efervescente mandataria también suele ser objeto de controversias.

Por ejemplo, cuando resurgió el polémico papel que tuvo el exagente deportivo Zdravko Mamic -fugitivo de la justicia- en la financiación de su campaña electoral y una fiesta de cumpleaños. Mamic, de 58 años, huyó el mes pasado hacia Bosnia, un día antes de ser sentenciado a seis años y medio de prisión por haber malversado varios millones de euros en la transferencia de Luka Modric al Tottenham y de Dejan Lovren al Lyon.

Hace tres años Mamic había organizado una fiesta de un boato insolente para festejar los 47 años de Kolinda, según la prensa local.

Durante el partido contra Rusia, Kolinda estaba acompañada por Danir Vrbanovic, actual director general de la federación croata de fútbol, también condenado a tres años de prisión en el miso juicio.

Un hecho polémico
Según explica W Radio, de Colombia, la mandataria de Croacia vivió un episodio que despertó críticas de toda Europa. Durante un viaja a Canadá en 2016, cuando ejercía como jefe de Estado, Grabar-Kitarovic se dejó fotografiar con la bandera de los ustachas.

Los ustachas son una organización terrorista basada en el racismo religioso nacionalista de Crocaia. La organización se puso al servicio de los nazis desde 1929 para exterminar judíos, gitanos, serbios y bosnios musulmanes, sus “hermanos” balcánicos.

En la foto la presidenta de Crocia posa sonriente junto a varios compatriotas con la bandera filonazi croata. \

Fuente: Ovación

Comenta