Policía intensifica la búsqueda de Micaela Onrrubio en un radio de 12 kilómetros

Hace dos semanas que Micaela Onrrubio de 30 años, se encuentra desaparecida. La última vez que fue vista, estaba por ruta 11, a pocos metros del cruce con la 45. Se encontraba junto a Gabriel Pistón, su expareja, según indicaron, al menos tres testigos. Eran las 19:20 aproximadamente.

Estos últimos vieron el auto gris, marca Citroen, estacionado a un lado de la ruta. Los testigos también escucharon detonaciones de arma de fuego que provenían desde ese lugar, seguidamente de los gritos de Micaela, que preguntaban una y otra vez: “¿qué estás haciendo Gabriel… por qué haces esto?”

Uno de los testigos fundamentales de la investigación, fue un muchacho que pasaba en moto por allí, se acercó, y Pistón le dijo… “seguí seguí, seguí caminando”, con tono amenazante, agitado y visiblemente nervioso.

Para ese momento, la expareja de Micaela, estaba arrastrándola hasta el auto, herida. La mujer ya había dejado de gritar, según los testigos. Luego el auto desapareció. Cuando la Policía llegó hasta el lugar, alertada por lo que estaba sucediendo, lo único que había al costado de la ruta, era la mancha de sangre, que luego se comprobó mediante exámenes de Policía Científica, que pertenecían a Micaela.

Desde ese momento, hasta las 2:15 de la madrugada, aproximadamente, Gabriel Pistón estuvo desaparecido, junto a su auto y a Micaela. En ese lapso de tiempo, de 6 horas, se presume que llevó a la víctima hasta algún lugar, la escondió, le sacó el pantalón, se deshizo del arma homicida, lavó su auto, y tiró el pantalón nuevamente en una zona boscosa, aledaña al puente Carreta Quemada.

En ese agujero negro, viene trabajando la Policía denodadamente, tratando de unir una línea del tiempo que los lleve, geográficamente, hasta el lugar donde se encuentra Micaela.

En base a datos recabados por testigos, fuentes de la investigación y la triangulación de los celulares de la víctima y el agresor, Subrayado trazó el posible camino que hizo el hombre antes de ser capturado.

A pocos minutos de los disparos, se presume que Pistón llevó en su auto a Micaela, por ruta 11, en dirección a la ciudad de San José. Pasó el arroyo Cagancha, y poco después dobló a la derecha, por uno de los tantos caminos vecinales que se encuentran allí. La Policía, de hecho, nunca se cruzó de frente con el auto color gris, cuando iban en dirección a Ciudad Rodríguez.

Después, permaneció tres horas aproximadamente, en el campo, junto a la víctima, en un radio de 12 kilómetros. En esa zona, también confluyen arroyos y zonas boscosas, entre ellos, arroyo de la Virgen, arroyo del Tala, y arroyo de Los Indios. Es un lugar muy cercano a Florida, donde suelen ir cazadores.

Allí es donde están trabajando los policías de la Guardia Republicana, y donde se están centrando para encontrar a Micaela Onrrubio.

Luego, se presume que Pistón salió de ese lugar y fue hasta el puente Carreta Quemada, ubicado sobre ruta 45, donde lavó su auto, tiró el pantalón de Micaela para despistar a la Policía, y donde también se olvidó de una de las alfombras de su auto.

Finalmente, Gabriel Pistón, sobre las 2:15 de la madrugada fue capturado por la Policía.

Este miércoles, a dos semanas de la desaparición de Micaela, familiares, amigos y vecinos de la joven madre se concentraron en la plaza de Rodríguez.

Fuente: Subrayado

Comenta