Para evitar robo electrificó el alambrado y un adolescente murió producto de una descarga

Un adolescente de 15 años con las iniciales J.I.B.B, murió el domingo después de una descarga eléctrica en un alambrado. De acuerdo a la Jefatura de Soriano, esto ocurrió en torno a las 16.30, a dos kilómetros de la perimetral de Dolores, en camino Paso de Ramos.

En el momento que la Policía llegó, encontró una moto y en el predio al joven tirado, sin signos vitales y en posición de cubito ventral. Los oficiales se percataron de que el alambrado estaba conectado a dos alambres que llegaban a la casa del dueño del lugar.

Se ha constatado que el voltaje de la toma de corriente era de 220 voltios, de acuerdo al personal de UTE.  El propietario llegó a declarar a la Policía que el predio estaba constituido por alambrado eléctrico con el objetivo de protegerse del robo de 100 bolsas de semillas, 300 de papas y de animales. Indicó que él efectuó la electrificación, incluyendo las conexiones de su chacra.

A pesar de que el evento pudo estar justificado, en vista a su intensión de conservación, donde decidió llevar a cabo la electrificación del alambrado, es menester considerar el hecho de que la vida de un menor de edad se perdió por una medida que pudo haber variado. No era necesaria que fuese de esa índole, y mucho menos, llevarse a cabo sin necesidad de colocar un aviso que dejara a entender que estaba conectado a 220.

Es importante que este caso sea evaluado a profundidad por los departamentos correspondientes. La idea, por supuesto, es que se llegue a una resolución en cuando a si tendría que cancelar o no una cifra monetaria por los gastos de entierro del joven.

También se debe de hacer una evaluación de la decisión tomada, en cuanto a una dirección de si fue o no correcto que se hiciese de esta manera. En caso de que se determine que no fue adecuado se deducirá una sanción al individuo y, esta circunstancia, posiblemente, sea usada para establecer normativas que rijan este tipo de accionar.

Comenta

Recomendado.