Obligatoriedad del debate electoral

Debate

Por Facundo Olivera Ordeig

Facundo Ordeig 150x150 - Obligatoriedad del debate electoral
Tec. en Gestión Turística y Hotelera. Dirigente de @CimarronesPN. Lista 66. Congesal Nacional (s) por la Juventud del Partido Nacional. Síguelo en Twitter

El debate electoral es una herramienta fundamental para que los ciudadanos definan su postura política, por desgracia en las últimas campañas se ha evitado una instancia que debe ser obligatoria para los candidatos a la Presidencia de la República.

En los medios de comunicación se han dado las primeras muestras de lo que la siguiente elección nacional nos depara, los partidos políticos se encuentran constantemente cambiando la estrategia pues en un momento cargan contra el rival mientras que al segundo siguiente las filas se reagrupan para protegerse entre sí, pero más que nada, a su líder. Esta cuestión no es de extrañar, pero al momento de iniciar la verdadera campaña significa que un sinfín de mensajes propagandísticos junto a palabras de diputados, senadores, dirigentes y militantes bombardearán cada minuto del día en celulares, notebooks, hogares, taxis, ómnibus, oficinas, entre otros, haciendo del mensaje político un ruido impenetrable que no dará lugar para ser analizado o entendido, pues cuando uno termina, el siguiente ha empezado, y así sucesivamente evitando que la propuesta sea lo que destaque para hacer de las elecciones nacionales un mero concurso de belleza y popularidad que quien obtenga la corona será quien menos golpes haya recibido y no el más capacitado para dirigir a nuestra República. Es deber de cada ciudadano exigir a su representante que el debate obligatorio sea instaurado puesto que será una instancia en el que la propaganda no importe, haciendo relucir las propuestas, argumentos, capacidades y puntos de vista para la comparación por parte de cada uno.

Nuestro país se encuentra asediado por diferentes problemáticas, algunas de ellas han sido motivo de artículos anteriores, y es debido a esto que debemos preguntarnos, ¿qué clase de Presidente necesitamos? ¿necesitamos al más simpático o necesitamos al más preparado para gestionar? En mi caso, me quedo con quien mejores propuestas presente, con quien esgrima argumentos comprobables y no ideológicos, ser simpático o popular sin duda alguna es bueno, pero estas cualidades no serán las que nos saquen del pozo.

Juntemos al candidato presidencial de cada uno de los partidos políticos en un escenario, demos cinco minutos a cada uno para una exposición inicial sobre su posición en un determinado asunto público, luego, que comience el intercambio de argumentos mientras que el público presente les escucha, y por supuesto, con una transmisión por radio, televisión y redes sociales. En principio se puede pensar que es molesto, más para aquellos que detestan la política o a los políticos per se,pero ¿acaso no es mejor molestarnos porque interrumpen un determinado programa a molestarnos diariamente por cinco años gracias a un pésimo gobierno?

El debate electoral que se debe instaurar como obligación para todos aquellos que se candidatean no puede ser como suele verse en EE.UU donde el objetivo principal de quienes se presentan es demonizar al candidato contrario, por lo que se debería pensar en que aquel que lo intente sea automáticamente retirado del escenario para de esta forma mantener el respeto que debe primar en un evento de tal importancia para la República, se necesitan argumentos, propuestas, razones, beneficios, e intercambio para que así los ciudadanos se puedan hacer una opinión formada habiendo escuchado a cada uno de ellos. El circo fue suficiente, merecemos seriedad, y si queremos que esta seriedad llegue, no podemos quedarnos de brazos cruzados mientras esperamos a que los candidatos decidan si quieren o no hacerlo, se les debe obligar mediante una ley electoral, y aquellos que voten en contra sin siquiera presentar un argumento serio, es porque ni siquiera quieren tomarse el tiempo de convencerlos pues les subestiman, pensando que con spots, algunos discursos, y con un equipo de marketing o algún referente o personaje público, lograrán hacer que se pongan de su lado sin importar sus pocas o nulas propuestas o lo que ha hecho con anterioridad.


Abrimos sección para Columnistas totalmente gratuita


Llegando al final de este artículo quisiera pedirte que si piensas que tengo razón, lo compartas en Facebook, Twitter, o por mensaje de Whatsapp a tus conocidos para que de esta forma llegue a más personas, consiguiendo difundir un mensaje no sólo sobre este asunto, sino para demostrar que quienes pensamos que debe ser así, no estamos siendo escuchados, aunque deberíamos serlo.

Tec. Facundo O. Ordeig

Comenta

Recomendado.

Acerca de Pablo Tedesco 4087 Articles
Desarrollador Fullstack y Community Manager