Niña de 10 años es intensamente buscada desde hace cuatro días en Argentina

En el barrio Trijullo de la localidad bonaerense de San Miguel sólo se respira desesperación. Hace cuatro días que Sheila Alejandra Ayala, una nena de diez años, desapareció mientras jugaba en la puerta de su casa y la investigación tiene más incógnitas que certezas. Mientras tanto, las autoridades desplegaron un megaoperativo con 150 policías para encontrarla.

El Cuerpo Especial de la Policía Siniestral llegó con picos y palas hasta el lugar donde la vieron por última vez para hacer excavaciones. A este grupo de expertos se sumaron la División de Cinotécnica, que trabaja con perros rastreadores; la Unidad de Criminalística y efectivos de la Policía Federal, Prefectura y los Bomberos.

Aunque en el círculo íntimo de Sheila se mostraron conformes con el trabajo de los investigadores, los vecinos están consternados. Silvia, una mujer que se definió como su “tía postiza”, imploró frente a la cámara de TN: “Lo único que quiero es que me entreguen a mi sobrina. Si la tenés entregala, entregala por favor, Sheila es nuestra”.

Según relató, una persona de identidad reservada declaró en la Justicia que vio cómo una mujer llamó a Sheila por su nombre, ella le dijo “tía” y se fueron juntas. “Vivió conmigo, puedo asegurar que nunca se iría con alguien que no conociera, siempre pedía permiso”, sostuvo. E insistió en que “es una nena inocente que se maneja con sus papás”.

Pasaron cuatro días desde que la chiquita fue vista por última vez y por el caso también quedaron sospechados sus padres. Este jueves su mamá confirmó que hasta el momento “no hay ninguna pista”. Junto con su exmarido y papá de Sheila fue citada a declarar, mientras que el Juzgado de Familia decidió quitarles la tenencia y ordenó que sus otros hijos vayan a un hogar de abrigo hasta que termine la investigación.

El papá de la nena desaparecida había acusado a su exmujer de estar vinculada a la venta de drogas y por amenazas. Ella, en un principio había dicho que el hombre sabía quién se la llevó y que, además, solía maltratarla. Sin embargo, con el paso de los días se pusieron el mismo lado y este jueves la mujer manifestó que “están unidos” para encontrarla. Sin embargo, reafirmó que a su hija “la tiene alguien conocido” y volvió a despegarse de las sospechas en su contra.

El Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires ofreció una recompensa de 500 mil pesos a quien pueda aportar datos. La nena mide 1,50 metros de altura, es de contextura física delgada, tiene cabellos castaños oscuros largos hasta la cintura (atados con una goma de sujetar), tez trigueña, ojos marrones, no tiene cicatrices ni marcas y llevaba puestos aritos tipo esferas en sus orejas. Vestía una remera color violeta con dibujo de una princesa al frente, una calza negra y ojotas marrones.


Les cambiaron a su beba por un bebé y les dijeron: “El miembro se desarrolló estando afuera”


Fuente: TN

Comenta