Murió Richard «el Viejo» Harrison, el dueño de la tienda de El precio de la historia

No es falso. Murió Richard Harrison, mucho más conocido como «el Viejo», y célebre por ser el propietario de la casa de empeños Gold & Silver, el local de Las Vegas donde transcurre el reality show El precio de la historia, que se emite en History Channel



Harrison, de 77 años, comenzó su carrera televisiva en 2009, y en el programa era destacado por su malhumor constante, su actitud hosca y por ser el que gestionaba la vida diaria de la tienda desde su oficina en la trastienda, mientras su hijo Rick y su nieto Corey (ambos socios del veterano) se encargaban de la atención al público junto al cuarto miembro de la empresa y elenco: Chumlee Russell.

Si bien no protagonizaba memes como su hijo (con el célebre «no lo sé Rick, parece falso»), Harrison encarnaba la figura de viejo sabio y de consejero.


En 1989 abrió Gold & Silver junto a Rick, luego de haber pasado por la marina estadounidense (como forma de evitar la cárcel luego de haber robado un auto) y desarrollado una carrera militar de 20 años. Con un ahorro de US$ 5.000 se mudó a Las Vegas en 1981 y operó distintos negocios de venta de objetos de segunda mano y de empeños hasta que comenzó con la tienda que lo llevó a la fama.

Con 15 temporadas y más de 500 episodios emitidos, El precio de la historia es una de las sensaciones de los reality shows actuales, si bien el Viejo estaba teniendo apariciones más esporádicas en los últimos años debido a complicaciones de salud.

Luego de su fallecimiento, Gold & Silver publicó un comunicado que decía: «Es con una profunda tristeza que informamos el fallecimiento de Richard Benjamin Harrison, conocido como «el Viejo» por los fans de El precio de la historia alrededor del mundo». El equipo de Gold & Silver Pawn y la familia se encuentran de duelo por su pérdida. Será recordado como el mejor padre, abuelo y bisabuelo que pudo haber tenido su familia y por los fans como el algunas veces gruñón –aunque siempre cariñoso– a menudo bromeando y como la voz de la razón en el programa de televisión El precio de la historia».




Fuente: El Observador

Comenta