Mujeres que denunciaron abuso sexual infantil afirman estar amenazadas de muerte

El caso del empresario rural de 66 años, denunciado por abuso sexual de dos adolescentes de 11 y 12 años, hijas de su pareja, ha tomado especial relevancia por sus particularidades.



Según relatan las tías maternas, que ayudaron a sus sobrinas a hacer la denuncia, el hombre era “como un padre” para las niñas, con las que convivía desde sus primeros años de vida.

El hombre de iniciales H.E.L.D. goza de gran prestigio en Velázquez, de donde es oriundo y donde ocurrían los abusos.

Fueron las tías de las adolescentes las que detectaron la situación y las llevaron al Hospital de Rocha, donde contactaron con una asistente social que las ayudó a iniciar el proceso judicial.

Así fue que el pasado lunes la Justicia determinó 120 días de prisión preventiva para el hombre, luego de que los forenses detectaran señales de abuso sexual.


ACUERDO
Como las adolescentes y su madre no tenían lugar para quedarse, ni medios para mantenerse, el hombre llegó a un acuerdo con Fiscalía por el cual les facilitaba una casa y una pensión de $15.000 mensuales, por 120 días, a cambio de cumplir la detención en régimen domiciliario.

Este es uno de los hechos llamativos del caso: la Fiscalía accedió a que el hombre cumpla con la prisión preventiva en régimen domiciliario, en una finca cercana a la comisaría, en la que él mismo instalará un circuito de videovigilancia que sería monitoreado por la policía.



El Jefe de Policía de Rocha, Claudio Pereyra, dijo a Subrayado no saber cómo o cuándo se implementará esto, ni quiénes lo controlarán, y agregó que no tiene noción de otra sentencia similar en Uruguay.

Consultado al respecto, respondió visiblemente molesto “es una hermosa pregunta. No se ha hecho ninguna coordinación, y estamos aguardando que la Fiscalía, que ya nos hizo la comunicación en el día de la víspera, nos diga en qué consiste esa vigilancia, dónde van a quedar los soportes de las imágenes y quién va a tener acceso a esas imágenes”, sostuvo.

A esto se agrega que las adolescentes quedaron mientras tanto con su madre, que no las apoyó en el proceso judicial. Según dijeron las tías, el sustento de la mujer dependía en su totalidad del hombre, y temen que pueda haber algún tipo de reproche hacia sus hijas por haber denunciado.

La pareja se conoció cuando ella vivía en una situación económica precaria, y este hombre, de mucho dinero, crió a sus hijas y le dio todo lo que necesitaba.

Si bien el hombre debía cumpliendo con la prisión preventiva, vecinos de Velázquez que no quieren ser identificados, dijeron a Subrayado que el hombre fue a su estancia, y que hasta allí llegó gente del pueblo a expresarle su apoyo.




AMENAZAS DE MUERTE
Ahora las tías de las niñas denuncian que están “aterradas”, y que recibieron amenazas de muerte antes y después de acompañar a sus sobrinas a hacer la denuncia de abuso sexual y violación.

Denunciaron estas amenazas en la Unidad Especializada en Violencia Doméstica y de Género, pero al momento no tienen protección.

Además agregan que en una ocasión la adolescente de 12 años grabó con su celular el abuso del hombre a su hermana de 11, pero que éste lo advirtió y destrozó el celular.




El hombre se niega a declarar a pesar de la evidencia forense en su contra, pero si lo hiciera y reconociera los hechos que se le imputan, tendría la posibilidad de acceder a un juicio abreviado, lo que reduciría considerablemente su pena.

Fuente: Subrayado

Comenta
Loading...