Ministerio del Interior se retractó y admitió agresiones de hinchas de Nacional y otros de Peñarol

El Ministerio del Interior admitió este domingo su error al informar que en la tarde de este sábado, previo a los partidos que disputaron Penarol y Nacional por el Torneo Apertura, no había habido incidentes entre las hinchadas, pese a que había versiones en las redes sociales que daban cuenta de hasta intercambios de disparos entre los parciales.




El operativo Muralla, confiesa la cartera en un comunicado, se desplegó con el propósito de que las parcialidades no se cruzaran camino a sus respectivos partidos –Peñarol jugaba en su estadio y Nacional en el de Danubio–. Pero sí se cruzaron: fue en la estación de ómnibus ubicada en la calle Belloni y Camino Maldonado, en donde había hinchas de Penarol esperando el transporte para ir al Campeón del Siglo.

“Desde el lugar se reportó un informe primario que negaba la ocurrencia de disparos y el encuentro entre parcialidades rivales”, afirmó el comunicado del Ministerio, y agregó luego: “Los hechos son incontrastables y los incidentes ocurrieron con lo que debemos reconocer que padecimos el error al comunicar aquella información primaria”.




La equivocación de la cartera respondió a una “necesidad de transmitir tranquilidad a la población ante una versión dimensionada al extremo” sobre el enfrentamiento: no hubo disparos, como se afirmaba.

El altercado fue controlado a tal punto que la Fiscalía no fue notificada por la policía, según confirmó El Observador, aunque por estas horas se investigan las imágenes publicadas por usuarios de las redes sociales y las registradas por las cámaras de seguridad de la terminal, “a los efectos de identificar a los agresores y someterlos a la Justicia”.






Por otra parte, aunque la cartera reconoció que se trató de una situación que se planificaba evitar, advirtió que fueron “unos pocos” –de Nacional– los que no respetaron lo dispuesto por las medidas de seguridad, “provocando los incidentes que pueden apreciarse en las imágenes difundidas”.

Fuente: El Observador

Comenta