Masivo cacerolazo en Argentina contra las salidas de delincuentes

presos liberados Argentina

Seguridad

El cacerolazo y aplausazo en protesta por la liberación de detenidos en medio de la pandemia por el coronavirus tuvo una fuerte adhesión desde los balcones y ventanas de distintas partes del país.

A las 20 horas exactas el sonido de las chapas de cacerolas y ollas bajaba desde los edificios de la Ciudad. Pero Rosario, Córdoba, San Miguel de Tucumán, Mar del Plata, Mendoza, entre otras ciudades de todo el país, también hicieron sentir su enojo por la medida.

Barrios como Palermo, Recoleta, Belgrano, Almagro, Barracas, Villa del Parque mostraron su descontento, que también se reflejó en las redes sociales, donde los usuarios compartieron videos de sus barrios en pleno ruidazo.

En Twitter, por ejemplo, #Cacerolazo30A y #CacerolazoContraLaImpunidad eran las dos tendencias de la noche.

También se escuchó el reclamo en la provincia de Buenos Aires: Ramos Mejía, Lomas de Zamora, La Plata, Remedios de Escalada, fueron algunos de los municipios que se plegaron a la protesta.

En algunas zonas, el enojo fue tan grande que el ruido de las cacerolas se extendió hasta por media hora. Además del reclamo desde los balcones, se escucharon bocinas de los autos y también los gritos de quienes, enfadados, pedían por la no excarcelación de los presos: “Que no salga ninguno”, pedía una mujer en la zona de Belgrano.

El reclamo ya había tenido su primer capítulo este miércoles, aunque fue una especie de “calentamiento previo” ya que el ruidazo no fue tan convocante como el de esta noche.

“Estamos hartos de la falta de seguridad y de la complicidad de funcionarios y jueces con el delito, y queremos que se proteja y se privilegie a las víctimas y no a los asesinos, violadores, narcotraficantes y corruptos de toda laya”, advierte uno de los tantos mensajes que circuló en redes.

“¿Qué será de los policías y gendarmes, de los fiscales y jueces que los encerraron y condenaron y de las familias de todos ellos, que serán amenazadas ahora por los delincuentes nuevamente en libertad?”, se preguntan los impulsores de la protesta.

En la misma línea, el mensaje agrega: “Tarde o temprano, quienes hayan emprendido esta campaña para permitir el armado de un nuevo ‘Vatayón Militante’, formado por sicarios al mejor estilo de las milicias paramilitares chavistas, deberán responder por ello”.

Un fallo del Tribunal de Casación Penal de la Provincia, firmado por el juez Víctor Violini, dispuso el 9 de abril pasado ordenar el arresto domiciliario de todos los presos “en riesgo de contagio por coronavirus”, en respuesta a un habeas corpus colectivo presentado por 19 defensores generales bonaerenses.

Hasta la fecha ya son más de 700 liberados en todo el país. Entre ellos algunos que estaban detenidos por delitos violentos: violadores, femicidas, secuestradores, homicidas y narcotraficantes.

Por ejemplo Miguel Ángel Holotte (55), condenado a seis años de cárcel por violación, pero la Justicia evaluó que su vida estaría “en juego” si en la cárcel de Ezeiza llegara a enfermarse.

Otro es el de Héctor Barroso (62) quien estuvo 15 años detenido, la mitad de su condena inicial, que ahora se redujo a 25 años, por asesinar a dos mujeres en Mar del Plata. La Justicia solo requirió de la firma de su actual pareja, su “garante”, para que juntos pasen la pandemia del coronavirus en su casa del barrio Parque Palermo.

De hecho, en www.change.org, un sitio web donde se realizan peticiones para un “cambio social”, un usuario pidió “¡¡¡NO A LA SALIDA DE PRESOS!!!”, ya cuenta con más de 500 mil firmas en menos de tres días, un objetivo impensado hasta para sus propios creadores.

Desde change.org le contaron a Clarín que no es usual que se sume esta cantidad de firmas en tan poco tiempo: es la que más obtuvo en 2020. Sostienen que generalmente ocurre con casos de la Justicia que producen indignación en la sociedad y que el gran alcance que tuvo esta petición fue gracias a la exposición mediática.

Entre aquellos que firmaron a favor de ese pedido están Matías Bagnato, sobreviviente de la masacre de Flores, y Viviam Perrone, madre de Kevin Sedano, quien fue atropellado en Olivos, en 2002, por un automovilista.

Distintas organizaciones también se mostraron en contra del fallo de la Cámara de Casación que impulsó la liberación masiva de presos. El Observatorio de Víctimas de Delitos repudió “la política de liberación y búsqueda de impunidad de detenidos por jueces que utilizan la pandemia del Covid-19 como pretexto”.

El colectivo Actrices Argentinas rechazó la posibilidad de que, en el marco de la pandemia de coronavirus, se le conceda el beneficio de prisión domiciliaria a acusados o sentenciados por “femicidios, abusos, violaciones, violencia familiar o de género”.

Fuente: Clarín

Comenta

Recomendado.

Acerca de Pablo Tedesco 4154 Articles
Desarrollador Fullstack y Community Manager