Más de 300 contagios y 12 muertos en Italia por Coronavirus

Coronavirus Italia

Pandemia

Las autoridades sanitarias señalan la epidemia está controlada y subrayan que los fallecidos eran personas de avanzada edad, con enfermedades anteriores a la infección y procedentes de Lombardía y Véneto, las dos regiones consideradas epicentro del virus. Este martes se registraron los primeros casos en el sur del país, tres turistas lombardos de vacaciones en Sicilia, a los que se suman dos en Toscana y uno en Liguria.

Los expertos explican el alto número de contagios en Italia por una cuestión demográfica. “En Italia existe una población anciana y los ancianos son más frágiles, lo vemos con la gripe. De esta los podemos proteger con la vacuna, del coronavirus no”, apuntó Giovanni Rezza, director del departamento de enfermedades infecciosas del Instituto Superior de Sanidad. Las estadísticas señalan que más del 95% de los infectados supera la enfermedad, muchos de ellos sin ni siquiera presentar síntomas. Sin embargo, la preocupación se extiende entre los italianos casi a la misma velocidad que lo hace el coronavirus, que este martes rompió la aparente tregua política.

El Gobierno se enfrentó a las críticas de las regiones afectadas después de que Conte acusara de no haber respetado los protocolos de prevención y haber permitido que la enfermedad se propagara a los responsables del hospital de Codogno, donde se registró el primer caso de coronavirus. “Está claro que ha habido un brote y se ha extendido desde allí”, dijo el primer ministro. Una crítica que no fue bien recibida por Lombardía y Véneto, donde gobierna la Liga de Matteo Salvini. “Desgraciadamente hemos seguido los protocolos del Gobierno”, respondió el gobernador lombardo. “Doy las gracias a quien está trabajando día y noche para limitar los daños, que seguramente no dependen de un médico de Codogno sino del gobierno central”, criticó por su parte el líder leguista.

Italia ha realizado 8.600 pruebas de coronavirus en total frente a las cerca de 500 que se han practicado en Francia, pero parte del sistema sanitario está transferido a las regiones por lo que cada una de ellas está aplicando protocolos a veces contrastantes. Los expertos coinciden en señalar la inutilidad de realizar estos exámenes de manera indiscriminada cuando no existen síntomas o el paciente no proviene de zonas de riesgo, así como la necesidad de mantener una única línea de actuación en lugar de diferentes criterios según la región.

En una entrevista en televisión, Conte insinuó que el Gobierno estaba estudiando asumir las competencias para hacer frente a la crisis si aumentaba el nivel de emergencia. Y consiguió, de nuevo, enfadar a los gobernadores del norte. “Pregunte a los vénetos si quieren que la sanidad venga gestionada desde Roma”, lanzó el presidente Luca Zaia.

La Liga había pedido al Gobierno de Conte cerrar los puertos a los barcos de rescate y someter a una cuarentena a los ciudadanos chinos que regresaran a Italia después de haber visitado su país de origen cuando estalló la crisis en el país asiático. En lugar de eso, Italia fue el primer país europeo que suspendió el tráfico aéreo con China. Un mes después de tomar la polémica medida, que llegó a causar cierto malestar en el entorno diplomático, el país transalpino se ha convertido en el enfermo de Europa.

La lista de países extranjeros que han dispuesto algún tipo de restricción a la circulación de italianos provenientes de las regiones afectadas o que recomiendan evitar viajar no deja de aumentar. El penúltimo en sumarse ha sido Reino Unido, que ha impuesto una suerte de aislamiento domiciliario a los ciudadanos italianos que entren en el país. Holanda, Irlanda o Israel desaconsejan viajar a Italia, mientras que Bulgaria ha suspendido los vuelos a Milán hasta finales de marzo, y en Francia los estudiantes que han transcurrido vacaciones en Lombardía o Véneto deberán permanecer en ‘cuarentena’ 14 días.

Unas limitaciones que el primer ministro consideró este martes “injustas”. “El sistema nacional de salud italiano se encuentra entre los más eficientes del mundo y nuestra política sanitaria es de las más rigurosas. Italia es un país seguro”, reiteró Conte durante una rueda de prensa. Para impedir que la crisis afecte al turismo e incida en la ya maltrecha economía italiana, los Ministros de Sanidad de Italia, Austria, Francia, Eslovenia, Suiza, Croacia y Alemania acordaron ayer mantener abiertas las fronteras y compartir información.

El primer ministro adelantó además que el Gobierno prepara un paquete de medidas para mitigar el impacto económico del coronavirus que afecta especialmente a Lombardía y Véneto, cuya economía supone un tercio del PIB nacional. El Ejecutivo suspenderá además las hipotecas y algunos impuestos a los ciudadanos y empresas sometidas a cuarentena en la llamada ‘zona roja’, once localidades en el norte de Italia donde 50.000 personas viven en aislamiento desde el sábado.

Fuente: El Mundo

Comenta
Acerca de Comodín 3049 Articles
Desarrollador Fullstack y Community Manager