Manhattan bajo fuego

Manhattan

Diego Nicolás Estévez Bouzas

Diego Nicolás Estévez Bouzas
Radio y Narrativa Periodística en Informarte.com.uy | Curso Audiovisual y Locución publicitaria en MEC

Fue un martes a la mañana cuando comenzó todo. Yo me levanté a las 7 am para aprontarme e irme al colegio. Me bañe preparé el desayuno y me fui para la casa de mi abuela a ver televisión mientras comía; ella veía el informativo a esa hora. Entraba a las 8 am a clase, así que me fui; mientras tanto en la zona 0 de Manhattan la gente se preparaba para una jornada de árduo trabajo, otros también se dirigían a clase.

8.46 hs: Recuerdo que estaba en clase charlando con mi compañera de banco sobre qué habíamos hecho en la tarde del día anterior; a esa misma hora en el Bajo Manhattan el clima no era tan calmo como aquí, un avión comercial de American Airlines – el American 11- se estrellaba contra la Torre Norte del World Trade Center dejando a los habitantes de la ciudad en estado de shock. Luego de este primer impacto los medios pusieron el foco de atención en las torres de las calles West ST y Liberty ST.

A las 9.02 am, la gente aún se encontraba en shock, buscando alguna respuesta sobre lo que estaba sucediendo, pero lo que encontraron fue un Boeing 767 impactando la Torre Sur… Y más preguntas. Un minuto más tarde la FFA notificaba al NORAD que existía una sospecha de secuestro del vuelo 175 de United.

Luego el jefe de empleados de la Casa Blanca le informa a Bush, Presidente de EE.UU en aquel momento, que un segundo avión se había estrellado en el WTC; el mandatario se encontraba reunido con unos niños en una escuela de Florida y siguió allí sin acotar ningún comentario al respecto. Por otro lado la FFA prohibió el despegue de todos los vuelos que se dirigieran o tuvieran que sobrevolar aquella zona. Minutos más tarde fueron cerrados todos los puentes y túneles que daban acceso a la isla; a las 9.26 am la FFA decidió prohibir la salida de todos los vuelos del día.

Tras salir de la escuela donde estaba reunido, el presidente se dirigió al aeropuerto; 4 minutos después un tercer avión – American 77- chocó contra el Pentágono.

A las 9.59 am se derrumbó la Torre Sur, en Manhattan la gente seguía sin entender nada, corriendo, esquivando el humo que salía de la Torre Norte y el polvo de la primer torre en caer. Los habitantes de la isla hicieron las únicas dos cosas que podían haber hecho; correr para encontrar un lugar seguro y sumar preguntas sin respuestas a la lista.

Aquí eran las 10.06 am, nosotros estábamos en el mejor momento de un día de clase, EL RECREO; allá La FFA notificaba al NORAD que el United 93 podría ser otro vuelo secuestrado por Al Qaeda; pero a esa hora el vuelo ya estaba casi finalizando su recorrido, ya que tras una lucha entre los pasajeros,tripulación y los terroristas, estos últimos deciden estrellar el aparato, haciéndolo impactar en campo abierto en Shanksville, Pensilvania.

El reloj marcaba las 10.28 hs, nosotros escuchamos el peor sonido de nuestro mundo, el timbre que marcaba el final del recreo; el sonido que escucharon en el Bajo Manhattan a esa misma hora fue mucho peor, y marcó un antes y un después en el mundo; la Torre Norte se derrumbaba llevándose consigo cientos, miles de vidas, dejando al mundo con la boca abierta y a una ciudad en caos.
Las calles desaparecían entre aquellas nubes de polvo y sus habitantes corrían si saber muy bien hacía donde. Ya no importaba encontrar respuestas, solo un lugar donde no ahogarse con aquel tóxico humo.

A las 11.45 hs el presidente aterrizó en la base aérea Barksdale, Luisana, lugar desde el cual más tarde anunciaría una ALERTA MÁXIMA. A las 17.25 cuando en la zona 0 todo parecía calmarse, el WTC7 se derrumbó.

Aquel terrorífico día dejó un total de 2992 muertos incluyendo 246 muertos en los cuatro aviones estrellados (ninguno de los ocupantes de los aviones secuestrados sobrevivió), 2602 en Nueva York, muertos tanto dentro de las torres gemelas como en la base de las mismas, y 125 muertos dentro del edificio del Pentágono. Entre las víctimas se contaban 343 bomberos del departamento de bomberos de New York, 23 policías departamento de policías de la ciudad y 37 policías de la autoridad portuaria de Nueva York y Nueva Jersey. A la fecha, aún permanecen 24 personas más entre la lista de desaparecidos

Comenta
Acerca de Comodín 2420 Articles
Desarrollador Fullstack y Community Manager