Lo condenaron por matar a su esposa, salió y violó a la hija

En 2011, la justicia de Mendoza, Argentina, condenó a Gustavo Horacio Calderón a 10 años de prisión por matar a su mujer, Fernanda Toledo. Ahora, lo juzgan por haber abusado sexualmente de su hija cuando salió en libertad condicional.

El crimen de Fernanda fue brutal. La ahorcó frente a sus hijos, pero lo condenaron por homicidio simple porque, en ese momento, no existía el delito de femicidio que tiene pena de prisión perpetua en Argentina.

Calderón pasó 7 de los 10 años a los que lo habían sentenciado preso. En 2017 le otorgaron la libertad condicional y se fue a vivir a la casa de su hija, fruto de una relación anterior a la de Fernanda. El hombre no fue solo, sino que lo acompañaba una mujer con quien se había puesto de novio durante el tiempo que estuvo detenido. Sin embargo, esa chica un día se fue.

A partir de ese momento sucedieron las violaciones contra su hija por las que ahora vuelve a enfrentar a un tribunal. Durante los alegatos, la fiscal Mónica Fernández Poblet pidió 15 años de prisión, informó el diario Los Andes. Para la defensa, en cambio, la víctima y el acusado mantenían relaciones consentidas y solicitó la absolución.

Durante la investigación quedó probado que el ADN del imputado estaba impregnado en la ropa de la víctima. También se tuvo en cuenta y figura en el expediente que al momento de hacer la denuncia, la joven tenía lesiones en los brazos y en la cara.


Buscan a mujer de 39 años, desaparecida hace 12 días en Montevideo


Fuente: TN

Comenta