Liberan por falta de pruebas a hombre que fue encarcelado 3 años por violación

Un hombre que permaneció tres años en prisión tras ser procesado por dos delitos de violación en régimen de reiteración real en perjuicio de una adolescente debió ser liberado por sentencia del Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 4º Turno al estimar ése órgano que hubo graves inconsistencias en el momento de su procesamiento, revocándose y clausurándose el mismo.




En tal sentido, la sentencia del órgano establece que “no se practicó el reconocimiento ginecológico a la presunta víctima de la violación” y, raíz e ello,”no se relevaron elementos de convicción suficientes que permitan vincular al imputado al proceso por hechos ilícitos en perjuicio de la adolescente”.

Sin Pruebas
Según el fallo del tribunal, “más allá de lo que dice la presunta víctima en sus distintas declaraciones respecto a la forma como habría sido sometida sexualmente por el imputado en dos ocasiones y a que en el mismo período tuvo una relación consentida con un novio, no surgen otros rastros directos o indirectos que corroboren las circunstancias ilícitas denunciadas para conformar la semiplena prueba indispensable para mantener el procesamiento del denunciado”.

Conducta ”observable”
En cuanto a las omisiones de la indagatoria, el Tribunal calificó como “observable” la actividad del médico forense que entrevistó a la adolescente a los cuatro meses del último atentado sexual denunciado, pero descartó realizar el reconocimiento ginecológico ordenado por la sede actuante. “Dado lo relatado y lo alejado en el tiempo del suceso, no se considera que el examen ginecológico agregue elementos de valor a la Pericia y sí pueda contribuir a revictimizar a la adolescente” estableció el forense en su informe.



El Tribunal, en cambio, no compartió “el criterio personal, ajeno a su ciencia y a su cometido, que tuvo el galeno para desechar la realización de la pericia. El mismo es improcedente e infundado, ya que como auxiliar de la justicia no sólo no cumplió en forma con el cometido legalmente impuesto por el competente al no hacer el reconocimiento ginecológico de la presunta víctima; sino que, además, desconoció las obligaciones de su cargo al no cumplir con el objeto de la pericia ordenada”.

La sentencia del Tribunal es terminante al afirmar que la decisión del forense “afectó el debido proceso; las garantías del indagado; la finalidad del proceso y sobre todo­ el derecho de la víctima a que en una exploración médica inicial se pudieran indicar estudios, consultas u otros protocolos médicos para descartar eventuales afecciones u otras consecuencias derivadas del hecho, tal como es de rigor médico en estos casos”.

El Tribunal también consideró una falencia “el informe de la psicóloga, quien, también sin mayores consideraciones, validó el relato de la denunciante recabado en “consultas psicológicas en el Servicio de Salud Mental de Hospital de Florida”.




En consecuencia, tras analizar exhaustivamente el caso, el citado Tribunal dispuso entonces revocar el procesamiento del encausado, decretar su excarcelación, así como elevar a la Suprema Corte de Justicia las actuaciones del médico forense de la causa, consideradas “observables”.

Fuente: El Heraldo

Comenta

Recomendado.