La visión futura de Amazon sobre la inteligencia artificial, los robots de almacén y Alexa

MARS

Presente

La la casualidad de que en inglés la frase «enciende las luces» («turn the lights on») suena muy parecida a la palabra «solomillo» en inglés («tenderloin»). Esa conexión fonética aparentemente sin importancia se convirtió en uno de los primeros desafíos para el equipo de Alexa Shopping de Amazon. Después de todo, la tienda en línea más grande del mundo no quería enviar a sus clientes paquetes sorpresa de carne cuando lo único que ellos querían era encender un interruptor de luz.

Así que la compañía ideó un sistema de clasificación para sus comandos de voz, que coloca un pedido de encender las luces, que es muy usado, muy por encima de una orden de solomillo, que no lo es. Para perfeccionar este sistema, la compañía también le dio a Alexa conciencia contextual, de manera que el asistente de voz pudiera saber si una conversación está relacionada con comestibles y no con controles para hogares inteligentes.

robot
Uno de los nuevos diseños de robot de almacén de Amazon, mostrado en la conferencia re:MARS.

«Cuando identificamos que ese es el contexto del diálogo, hacemos una clasificación dentro de dicho contexto y reconocemos que la palabra que realmente dijiste fue ‘solomillo'», me dijo Chuck Moore, vicepresidente de Alexa Shopping, durante la conferencia de inteligencia artificial y robótica re:MARS de Amazon en Las Vegas, a principios de junio.

Este minucioso proceso de reconocimiento de voz forma parte del impulso de Amazon para llevar su experiencia y automatización de inteligencia artificial a casi todos los niveles de su negocio, incluidos los robots de su almacén, las tiendas minoristas sin cajeros y, por supuesto, Alexa. Esta tecnología tras bastidores ya está brindando a los clientes de Amazon entregas más rápidas y ayudando a las personas a optimizar sus tareas, como crear una lista de compras o ir a comprar una botella de leche.

El gigante minorista es solo uno de los muchos «pesos pesados» en temas de tecnología que invierten recursos en inteligencia artificial (IA), la cual permite a computadoras y robots realizar tareas más complejas, como tomar decisiones y predecir las necesidades de sus clientes. Microsoft, Google, Apple y Facebook también están promocionando la manera en que ka tecnología puede cambiar y mejorar nuestras vidas.

En re:MARS, CNET habló con cuatro ejecutivos de Amazon representantes de una amplia variedad de sus negocios. Estos nos brindaron una mirada exclusiva a algunos de los aspectos internos del desarrollo de IA de Amazon, y nos mostraron cómo la tecnología se ha convertido en el elemento decisivo que utilizan para competir contra minoristas rivales como Walmart y proveedores de servicios en la nube como Microsoft y Google.

«[La IA] está por todas partes», dijo Carolina Milanesi, analista de Creative Strategies, luego de asistir a re:MARS. «Es una parte integral de cada servicio que ofrecen, de cada producto que fabrican y de cada empresa que dirigen».

No estamos particularmente preocupados por la pérdida de empleos… Estamos creciendo, necesitamos contratar a más personas.

Brad Porter, Amazon

Pero, para muchos, la automatización y la inteligencia artificial también se han convertido en malas palabras, pues han sacado a la luz preocupaciones sobre robots que roban sus empleos a las personas. Aunque la automatización de tareas viene ocurriendo desde hace siglos, el rápido desarrollo de nuevas tecnologías tiene el potencial de causar alteraciones en grandes sectores de la economía. Los analistas de Oxford Economics ahora predicen que hasta 20 millones de empleos en la manufactura mundial podrían desaparecer debido a la automatización para el año 2030. Otros estudios indican que decenas de millones de empleos en Estados Unidos también se encuentran en alto riesgo, en especial trabajos repetitivos que requieren pocas cualificaciones, como el transporte y las labores de almacenes.

Los ejecutivos de Amazon dicen que no ven fatalidad ni pesimismo en la inteligencia artificial y la automatización, y señalan que continúan contratando a miles de personas más para que trabajen junto con sus robots de almacén y para crear un código de aprendizaje automático más avanzado.

re:MARS
En la conferencia re:MARS de Amazon participaron un perro robot, un dron y varios oradores humanos.

«No estamos particularmente preocupados por la pérdida de empleos», dijo Brad Porter, vicepresidente de robótica de Amazon. «No nos preguntamos si tenemos demasiadas personas. Ese nunca es el problema que tratamos de resolver. Estamos creciendo, necesitamos contratar a más personas».

Milanesi señaló que, en la conferencia, los líderes de la compañía se esforzaron en hablar tanto sobre los beneficios de la inteligencia artificial, como sobre sus muchos problemas potenciales.

«El primer paso decisivo es el hecho de que reconozcan que existe una complejidad que debe abordarse, y que debe abordarse de manera correcta», dijo.

Dentro del cerebro de inteligencia artificial de Amazon Go

En un escenario, frente a miles de asistentes a re:MARS en el Aria Resort & Casino, Dilp Kumar, vicepresidente de Amazon Go, mostró un video a ojo de pájaro de lo que ven los cientos de cámaras dotadas con IA de Amazon en sus tiendas Go.

Dilip Kumar
Dilip Kumar en el escenario durante la conferencia re:MARS.

Estas tiendas de conveniencia permiten a sus clientes registrarse al ingresar, tomar lo que quieren y salir sin tener que detenerse en una caja. Las cámaras perciben el piso de la tienda como un revoltijo de burbujas, cada una de las cuales representa a un comprador, que vibran, se mueven y en algunos casos se aglomeran.

Amazon utiliza un software de IA para dar sentido a esta información y garantizar que solo se cobre a los clientes por lo que se llevan de la tienda.

Más tarde, en una sala de conferencias, Kumar me dijo que el software de la tienda Go era alimentado con una gran cantidad de videos para entrenarlo en todo tipo de situaciones potenciales que pudieran surgir. Cuando los ingenieros identificaron debilidades en el sistema, filmaron a personas reales en una tienda realizando acciones específicas (por ejemplo, dos compradores tomando el mismo producto al mismo tiempo) y luego usaron esas imágenes para mejorar la inteligencia artificial. El equipo de Kumar agregó a lo anterior videos de tiendas y clientes generados por computadora.

Descubrir qué artículos se tomaban fue otro problema complicado. Las bolsas de papas fritas a menudo se arrugan, ocultando sus etiquetas. Los paquetes de café de una misma marca pueden lucir casi idénticos. Además, se añaden nuevos productos todo el tiempo y los existentes cambian de empaque. Y a eso hay que sumar docenas de clientes dando vueltas, tomando y moviendo cosas, y a veces bloqueando la vista de las cámaras Go.

Kumar dijo que su equipo descubrió que indicar a la inteligencia artificial las características distintivas de los productos no funcionaba. Por ejemplo, decir a las máquinas que revisaran las etiquetas para descifrar la diferencia entre la mermelada de frambuesa y la de fresa fallaba con rapidez.

«A medida que aumentamos la cantidad de artículos, o incluso cuando hay cambios pequeños en el empaque, [la inteligencia artificial] puede volverse muy frágil», dijo.

Entonces, el equipo de Kumar utilizó algoritmos de aprendizaje profundo que determinaron por sí mismos a qué características debían prestar atención, y funcionó.

Aunque las tiendas Go están repletas de cámaras, Kumar dijo que Amazon solo conserva un pequeño porcentaje de las imágenes. Hay simplemente demasiados videos que almacenar y la IA no se vuelve más inteligente viendo más de las mismas actividades. Después de que se muestran nuevas imágenes al software para seguir entrenándolo, esos datos por lo general se eliminan.

Los robots de las fábricas salen de sus jaulas

Porter, el ejecutivo de robótica, está trabajando arduamente para dotar de ojos a los robots de almacén de Amazon.

Estos robots, que lucen como versiones mejoradas de color naranja de las Roombas, se utilizan en los centros de procesamiento de Amazon para recoger y llevar productos apilados en delgados contenedores amarillos a sus colegas humanos. Amazon ya usa 200,000 de ellos. Hasta el momento, estos robots saben cómo moverse porque leen códigos de barras que están pegados en el piso del almacén. Es un sistema rudimentario, pero funciona bien en recintos enjaulados, donde los humanos no pueden entrar y ser golpeados por los robots.

Brad Porter
Brad Porter, un ejecutivo de robótica de Amazon.

Pero luego de que Amazon comprara la empresa de conducción autónoma Canvas Technology, a principios de este año, pudo crear nuevos robots de almacén con sofisticada visión de computadora. Esos nuevos ojos permitirán que los robots trabajen por primera vez en más áreas del piso del almacén junto con los trabajadores de Amazon.

Las actividades que estos robots realizarán son las tareas menos atractivas que los humanos prefieren no realizar, dijo Porter, entre ellas transportar contenedores vacíos a la plataforma de carga, ordenar paquetes y sacar la basura. Eso permitirá que los trabajadores se centren en trabajos más importantes, como el empacado de envíos, lo que debería contribuir a que los pedidos de los clientes lleguen con mayor rapidez.

La introducción de más robots y tiendas sin cajeros ha sido duramente criticada por los sindicatos y los grupos de activistas, quienes han expresado su preocupación por la pérdida de empleos.

«La visión de Jeff Bezos [CEO de Amazon] sobre nuestra economía se centra en aumentar las ganancias a cualquier costo al reemplazar a empleados talentosos mediante la automatización», dijo en un comunicado Marc Perrone, presidente del Sindicato Internacional Unido de Trabajadores de Alimentos y Comercio. «Mientras Amazon sigue acumulando miles de millones [de dólares] en recortes fiscales de ciudades desesperadas por nuevos empleos, la compañía trabaja implacablemente para eliminar los empleos de miles de sus empleados actuales».

Porter dijo que Amazon sigue creciendo y que la demanda de los clientes continúa en aumento, por lo que contratan a más personas, no a menos. Añadió que estos robots sí cambian la naturaleza del trabajo en el almacén —los empleados solían tener que recorrer los pasillos para reunir los pedidos en lugar de esperar a que un robot les trajera los productos—, pero las instalaciones de este tipo pasan por cambios todo el tiempo.

Kumar dijo que espera que siempre se necesiten personas en las tiendas Go para ayudar a responder las preguntas de los clientes y para reabastecer los anaqueles.

«No lo veo tanto como una pérdida de empleos, sino más bien como cambiar lo que los colaboradores hacían anteriormente en la tienda», dijo Kumar.

Alexa hace tus compras

Moore, jefe de Alexa Shopping, dijo que el objetivo de su grupo es permitir que los clientes compren lo que deseen a través del asistente de voz de Amazon. Pero con un catálogo de aproximadamente 500 millones de productos en todo el mundo, de los cuales Amazon vende 400 millones, hay demasiados artículos que grabar con anticipación para entrenar a la inteligencia artificial.

En vez de ello, Amazon utiliza tu historial de compras en su sitio web y tus últimas conversaciones con Alexa para averiguar si solicitaste la crema de manos L’Occitane o una película protagonizada por Michael Caine.

Moore dijo que Amazon planea usar Alexa Shopping para ayudar a las personas a ocuparse rápidamente de «artículos de poca consideración», como reordenar pedidos o cosas que se olvidaron de comprar en el supermercado. Esto podría convertirse en una gran oportunidad de hacer dinero para Amazon, pero hasta el momento la compra por voz no ha despegado entre el público, ya que la tecnología aún está en desarrollo, dijo Vivek Pandya, analista principal de Adobe Digital Insights.

La promesa de la voz es su grado de conveniencia», dijo. «Si algo es conveniente, lo haces con más frecuencia».

De cara al futuro, los ingenieros de Alexa están trabajando para hacer que el asistente de voz sea más proactivo, y tienen planes para hacer que Alexa te sugiera reordenar pedidos tras analizar tus patrones de compra, dijo Moore.

Fuente: CNET

Comenta
Acerca de Comodín 1995 Articles
Desarrollador Fullstack y Community Manager