La nueva vida de Micaela, la bebé que fue golpeada por su madre

La bebé que ingresó en el Hospital de Durazno con una fractura en el brazo y con un hematoma en la mejilla, tras ser agredida por su madre, vive ahora con una familia numerosa que solicitó su tenencia.

Micaela, que cumplirá un año este 24 de noviembre, recibió el alta el 18 de enero, y desde entonces, Ana, que forma parte del programa del INAU de acogimiento temporal, decidió que la iba a cuidar. Fue así como la recibió en su casa, junto a sus hijos y su pareja.

Esta madre coraje relató a Telenoche que las primeras horas con ella fueron difíciles. “Estaba quebrada, con anemia, con hematomas y muy flaquita. De noche lloraba de dolor”. Hoy en día, la pequeña habla, intenta caminar y es “dulce, cariñosa y muy mimosa”.

Ahora, diez meses después, le están organizando una fiesta de cumpleaños a la que asisitrá la familia y los vecinos del barrio, quienes la acompañaron desde que llegó. “Micaela tiene todo gracias a la gente que estuvo con ella desde el principio”.

La jueza del caso le dio la tenencia provisoria a Ana, aunque ahora deberá esperar 160 días para obtener la tenencia. Luego, pedirá su adopción.

EL CASO. Los hechos se remontan al pasado 4 de enero, cuando al Hospital de Durazno llegó una beba, de un mes y quince días con un hematoma en la mejilla y varias fracturas.

Entonces, comenzó una investigación, que provocó la citación del núcleo familiar de la pequeña, así como la de sus padres, ahora imputados.

El forense dijo ante la fiscal que la niña tenía fracturas “viejas”, que nunca habían sido atendidas y que, eran lesiones propias de maltrato infantil, según se recoge en el dictamen fiscal. Ante esta información, la pequeña fue ingresada a un hogar del INAU y luego derivada a una familia de acogida.

La madre de la niña fue sometida a una pericia psicológica y declaró: “Yo desde que era bebita la maltrataba. Le pegaba, no me sabía controlar con ella”.

Después, agregó, que le pegaba en todo el cuerpo con la mano porque “no se sabía controlar como madre”. “Yo me desbordo con ella. Yo no sé controlarme con ella. Está en INAU por culpa mía porque yo la rasguñé”.

Además, explicó que ella fue quien le fracturó el brazo porque estaba llorando mucho. “No me supe controlar, me desbordé y la agarré fuerte”.

Respecto al hematoma en la cara confesó que la mordió, pero mintió cuando le preguntaron en el hospital. “Tendría que haber pedido ayuda y no pedí”, indicó.

La perito, por otra parte, señaló que “la dinámica de pareja es altamente violenta” y que el padre de la niña “no da cuenta de la gravedad de los hechos y de la situación de riesgo para su hija”.


Tres procesados por la muerte del niño Luciano durante cumpleaños en local de fiestas


Fuente: Telenoche

Comenta