La era nómada de América Latina

Migración
La migración es uno de los principales fenómenos que se encuentran actualmente en nuestro continente, distintos factores nos hablan de la necesidad de contar con planes de contingencia para enlentecer el impacto negativo de la misma.

Por Facundo Olivera Ordeig

Facundo Ordeig 150x150 - La era nómada de América Latina
Tec. en Gestión Turística y Hotelera. Dirigente de @CimarronesPN. Lista 66. Congesal Nacional (s) por la Juventud del Partido Nacional. Síguelo en Twitter

En este momento más de siete mil hondureños se dirigen rumbo a la frontera con Estados Unidos, escapan por diferentes razones pero la que se repite constantemente es la búsqueda de una mejor calidad de vida y la necesidad de alejarse cuanto puedan de la guerra entre maras, que, en promedio, cobra catorce vidas por día. Si bien la Organización de Naciones Unidas ha implementado un programa de “migraciones seguras”, las condiciones continúan siendo infrahumanas para nuestros tiempos, pero aunque llame la atención y en parte duela escuchar los testimonios, es necesario destacar que en este momento también ciudadanos venezolanos, dominicanos y haitianos han tomado la misma decisión o ya se encuentran caminando largas jornadas hacia la posibilidad de encontrar un futuro mejor, y los distintos gobiernos no pueden cerrar sus fronteras, pero si controlaras para que las distintas situaciones presentes no creen serios problemas para los ciudadanos, en este caso, orientales. Es pertinente decir que los migrantes no tienen culpa alguna, pero por desgracia, los planes de contingencia deben apuntar a preservar la seguridad ciudadana, a mantener la sanidad y a preparar soluciones de alojamiento temporal para los migrantes, ninguna de estas medidas ha sido tomada por el Gobierno Nacional, vulnerando tanto los derechos de sus ciudadanos como de los ciudadanos extranjeros.

En materia de seguridad ciudadana debemos fortalecer los controles a quienes entran a nuestro país, pues, a pesar de que las Fuerzas Armadas custodian un radio de 20 km, desconocemos quien entra, y se debe garantizar que quienes cuenten con antecedentes por crímenes sexuales, homicidio, tráfico de armas, tráfico de drogas y asalto a mano armada, sean repatriados, a menos que claro, sean considerados de acuerdo a Derecho como refugiados. Te puedes preguntar, ¿cómo? Y la respuesta no es otra que pidiendo la colaboración del Poder Judicial de su país de origen mediante Interpol o mismo de las dependencias estatales correspondientes. Esta medida, que sólo necesita de coordinación y consciencia, conseguiría no solo evitar que las pandillas de nuestro país creasen lazos con pandillas extranjeras sino que generaría un acto continuo de prevención para asaltos a remesas, rapiñas, abusos y violaciones.

En materia de sanidad debemos pensar que debido a las condiciones climáticas que han enfrentado en el camino junto a un período indeterminado de tiempo en el cual subsistieron con una alimentación e hidratación pobre, o pobrísima, y a las distintas realidades sociales de las que provienen pueden llegar a generar brotes de infección de enfermedades para las cuales o no estamos preparados pues se consideran raras en nuestro territorio, o no estamos preparados para enfrentarlas por, según dicen,la falta de recursos con las que se trabaja en el Ministerio de Salud Pública, y para esto vale aclarar que quienes necesitan medicamentos de alto costo siguen su lucha para conseguirlo o han fallecido en el intento, por lo que la siguiente pregunta es justa, y tomaré el ejemplo de lo sucedido en Colombia, ¿qué es lo que haremos cuando se de un aumento radical de los casos de VIH/SIDA? ¿cómo es que se financiará si ni siquiera podemos mantener con vida a los nuestros?. Quisiera proponer, pero sobrepasa mis capacidades, pues, como mucho, puedo pensar que la “cuarentena” sería una opción a considerar, separar a quienes presentan síntomas para tratarlos sin que pongan en riesgo a otros, pero la misma pregunta viene a mi mente, ¿cómo es que se financiará si ni siquiera podemos mantener con vida a los nuestros?.

En materia de alojamiento temporal recuerdo lo sucedido en una de nuestras ciudades fronterizas cuando hombres, mujeres y niños que habían llegado hace poco a nuestro país pasaban las noches en las calles por no contar con ingresos o siquiera con conocidos que les permitieran dormir en sus hogares por lo que la medida de contingencia no es otra que imitar a los países europeos y establecer campamentos con recursos del Ministerio de Defensa, del Ministerio de Desarrollo Social y el Ministerio de Salud Pública, donde puedan establecerse hasta el momento que cobran su primer sueldo.

Para cerrar esta nota, diré que también es necesario que desde el Ministerio de Desarrollo Social se implemente un programa para aquellos inmigrantes interesados en conocer nuestra sociedad, nuestros derechos, nuestras obligaciones y nuestro sistema de convivencia, pues también es clave para la migración que las culturas no choquen sino que se complementen.

 

Tec. Facundo O. Ordeig

Comenta
Acerca de Pablo Tedesco 3954 Articles
Desarrollador Fullstack y Community Manager