La Crisis de 1929

Orígenes de la crisis:

-La primera Guerra mundial provoco una ruptura del equilibrio existente en el terreno económico.
-Los países participantes dedicaron la mayor parte de sus esfuerzos económicos a las necesidades bélicas, abandonando las exportaciones por imposibilidad de atenderlas.
En cambio los países no participantes se avocaron a la industrialización sustituyendo las antiguas importación por producción nacional.

Entre las modificaciones que se produjeron se deben destacar:

–    La decadencia económica de Europa
–    El asenso de EEUU.
–    La expansión de la industrialización a otras regiones del mundo
–    El desarrollo de la llamada segunda fase de la revolución industrial.

Debido a esto se genero un exceso de producción que tendió a saturar los mercados (superproducción) provocando la caída de los precios y la colocación de los productos. Este fenómeno se dio tanto en el terreno industrial como agrícola.
La prosperidad Estadounidense no era tan marcada entre 1926 y 1929; recuperada Europa las exportaciones estadounidenses empezaron a decaer.
Para neutralizar esta situación  el gobierno y la banca recurrieron a aumentar los créditos, pero el resultado tuvo un efecto contrario a lo esperado, dichos préstamos fueron utilizados en especulación bursátil.

La gran demanda de acciones en la Bolsa provoco un alza junto a la aglomeración de capitales que buscaban altos beneficios. Las acciones de la bolsa se cuadriplicaron entre 1925 y 1929, pero esto no correspondía a la actividad económica real de las acciones de las empresas que presentaban.

La espiral especulativa se fue haciendo insostenible. Y basto que en octubre se publicaran las estadísticas de rentabilidad de las empresas, para que se percibiera con claridad que la producción estaba disminuyendo en contradicción con el alza del valor de las acciones. El pánico se extendió y el 26 de octubre de 1929, en la bolsa de Nueva York había 13 millones de acciones en venta.

La bolsa cayó vertiginosamente, arrastrando a muchas entidades bancarias que habían invertido en ella y a particulares que solicitaron créditos y no pudieron devolverlo.

El jueves 24 de octubre de 1929 la bolsa de nueva York se desplomo. La cotización de las acciones que había subido en los meses anteriores cayó abruptamente, la desesperación y angustia de los grandes especuladores y pequeños accionistas anticiparon el sufrimiento de millones de desocupados durante los años siguientes: la gran depresión, cierre de bancos, falta de créditos, inversores arruinados, descenso de la producción en las industrias, caída de la inversión en el comercio.

La caída de la Bolsa acelero y amplifico la crisis de un sistema económico en que el aumento de la capacidad productiva no había sido acompañado por un incremento en las posibilidades de consumo de la mayoría de la población.

dani - La Crisis de 1929

por: Héctor Daniel Tedeso

Community Manager - Redactor

Comenta

Recomendado.