La académica Marrero renuncia a la Udelar por “restricción de libertad”

Lo que hay que camabiar

La académica Adriana Marrero, doctora en Sociología por la Universidad de Salamanca, renunció a la Universidad de la República y denunció que en esa casa de estudios se restringe la libertad, según la carta fechada el 14 de octubre a la que accedió El Observador.

“No es posible, aquí, pensar, producir conocimiento, divulgarlo, discutirlo, ni expresarse con libertad”, aseguró la docente grado 5 de la Facultad de Ciencias Sociales, que también es integrante de las tertulias del programa En Perspectiva.

En su relato, Marrero aseguró que “se ha vuelto insoportable” en los últimos años desempeñarse como académica en la Universidad de la República. Entre las razones que esgrime, después de 30 años de carrera, se encuentran los frecuentes “episodios de restricción de la libertad”, así como “maltratos graves, burlas y presiones indebidas para que no hiciera uso” de sus “derechos funcionales”.

Marrero llegó a ser grado 5 en la Facultad de Humanidades, cuya designación, según relató, fue “cuestionada políticamente”. “Se me sometió a la autoridad de docentes de menor grado, se plagiaron mis trabajos, y finalmente, se me solicitó la renuncia”, armó en la carta. En 2009, entonces, renunció al grado 5 en Humanidades y continuó su carrera como grado 4 en la Facultad de Ciencias Sociales, en el departamento de Sociología.

En 2011 concursó y obtuvo el puesto para desempeñarse como profesora titular grado 5 de Sociología. Sin embargo, en su narración Marrero recuerda que ese año el consejo de la facultad, presidido por la decana Susana Mallo, la sancionó y abrevió su período en el cargo de cinco a tres años.

“Me enteré de esto en el extranjero, justo después de dictar la Conferencia Inaugural de un Congreso Internacional de Educación”, señaló la académica.

Además, aseguró que en la sanción no se expresó “causa alguna” y que no le consta que Consejo Directivo Central –presidido por el entonces decano Rodrigo Arocena– haya tratado su sanción. 

“Tampoco se discutió mi recurso de revocación y jerárquico. Caí enferma por depresión. Pero no dejé de dictar mis cursos”, precisó sobre lo que sucedió en esos años.

“Junto con mi libertad de enseñanza, se fueron cortando también los fondos para investigar, la provisión de materiales y de ayudantes, y cayó a cero la provisión de equipos, la gestión de proyectos internacionales que traje a la Universidad, cuyos fondos se perdieron, la publicación de mis trabajos, la participación en tribunales y en comisiones, la comunicación de los sumarios y conferencias que lograba organizar con profesores extranjeros invitados, y tantas otras actividades que son constitutivas de la propia creación de conocimiento, de la formación de nuevos investigadores, y de la producción de vida universitaria y de su participación activa en ella”, escribió la socióloga.

Marrero aseguró que no abandonará su “tarea intelectual”, pero que decidió renunciar a los cargos de la Universidad de la República para preservar su “dignidad”. “Ya no temeré ser destituida sin causa legítima alguna: renuncio”, sentenció.

Fuente: El Observador

Comenta

Recomendado.

Acerca de Pablo 4165 Articles
Software Developer