Justicia argentina pidió congelar las cuentas de “Corcho” Rodríguez en Uruguay

Jorge "Corcho" Rodríguez
El lobbista está sospechado de intermediar en las coimas que Odebrecht habría pagado al equipo de De Vido.

La Justicia argentina solicitó ayuda a Uruguay para congelar todas las cuentas y bienes del lobbista Jorge “Corcho” Rodríguez, sospechoso de intermediar en las coimas millonarias que la constructora Odebrecht admitió que pagó al equipo del entonces ministro argentino Julio De Vido por el proyecto para soterrar el tren Sarmiento.




El juez federal Sebastián Casanello solicitó a la Justicia uruguaya que avance contra las cuentas del “Corcho” Rodríguez en el país, en particular las que puedan seguir abiertas en el Banco Itaú, como también su chacra Rosa Amarilla, cercana a Punta del Este.

Según informaron las autoridades uruguayas en respuesta a un requerimiento previo enviado desde Buenos Aires, Rodríguez operó cuentas en dólares y en euros en una sucursal del Banco Itaú en Montevideo. Abiertas a nombre de sus contadores uruguayo y argentino, al completar los formularios adelantaron que recibirían dinero de “subsidiarias” de Odebrecht vinculado al proyecto.

Sin embargo, copias de esos registros bancarios a los que accedió La Nación muestran que las transferencias por un total de US$ 9 millones no llegaron de sociedades “blancas” de Odebrecht, sino de cuatro offshore que la constructora utilizó para pagar sobornos y financiar campañas electorales en negro en una decena de países de América Latina hasta que estalló el Lava Jato.

Esos registros muestran que Rodríguez nunca figuró como titular o beneficiario final de esas dos cuentas en dólares y en euros abiertas desde 2012 a nombre de Sabrimol Trading, en una sucursal del Itaú en Montevideo, sino como “cliente” junto a Susana Giménez.

Al frente de esas dos cuentas figuraron los contadores de “Corcho” Rodríguez en Uruguay, Carlos Dentone, y en Argentina, Osvaldo Gandini, quienes recibieron US$ 9 millones mediante 32 transferencias entre 2012 y 2014, y movieron esos fondos con cheques a terceros y transferencias a Santa Lucía -en el Caribe-, España y Estados Unidos, entre otros destinos.



Tanto ante la consulta de La Nación como ante la Justicia argentina, Rodríguez negó haber participado en cualquier acto ilícito o irregular mientras trabajó como lobista de Odebrecht. Pero al menos dos exejecutivos de la constructora que se convirtieron en “delatores premiados” ante la Justicia brasileña, Marcio Farcia y Luiz Antonio Mameri, lo incriminaron por triplicado. Afirmaron que intermedió en los sobornos que exigió Roberto Baratta, el lugarteniente de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación, para destrabar las facturas pendientes de pago de tres obras: la extensión de las redes troncales de gas, la construcción de una planta potabilizadora para AySA y el soterramiento.

Julio De Vido - Justicia argentina pidió congelar las cuentas de "Corcho" Rodríguez en Uruguay
Julio De Vido, exministro de Planificación argentino. Foto: Reuters

Esos delatores indicaron que Rodríguez asumió ese presunto rol delictivo a partir de la muerte de Néstor Kirchner. Pero hasta entonces, indicaron, arreglaron por el Sarmiento con Javier Sánchez Caballero, un ejecutivo de Iecsa, la constructora de Angelo Calcaterra ─primo del presidente Mauricio Macri─, y con el entonces presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner, por los dos proyectos restantes.

Ante la consulta de La Nación, “Corcho” Rodríguez tampoco admitió, ni desmintió, ser el verdadero dueño de Sabrimol Trading. Pero Dentone lo confirmó cuando este diario logró ubicarlo en Montevideo, lo que ratificó luego cuando lo llamaron los investigadores judiciales argentinos.

Dentone y Gandini figuraron como titulares de esas cuentas de Sabrimol Trading desde su apertura en marzo de 2012. Aparecieron junto al contador uruguayo, Martín Molinolo Menafra, al que desde agosto de 2014 reemplazó como tercer “beneficiario final” el abogado uruguayo Pablo Correa Calcagno.

Fuente: El País Uy



Comenta