Jorge Vázquez: “La empresa elegida por la AUF tenía un nivel de aciertos de un 49 %”

Foto: D. Battiste

En una de las conversaciones con el empresario Walter Alcántara con Wilmar Valdez, relativa a la licitación para colocar las cámaras de reconocimiento facial en los estadios, el expresidente de la AUF asegura que en el tema estaba “el ministerio metido”. “Adentro del ministerio va la cometa de la empresa que ganó. Tiene que ser de esa forma, ¿me entendés? Ahora, si no lo logramos, yo voy a manejar otra alternativa”, dice Valdez, que asegura que la empresa que debía ganar ya estaba resuelta de antemano.

Estas declaraciones motivaron un comunicado del Ministerio del Interior en el que se aclaró que “jamás direccionó” licitación alguna por cámaras del Centenario. El fin de semana, sin embargo, el diario El Observador aseguró, en base a documentos, que la cartera sugirió a la Asociación Uruguaya de Fútbol inclinarse por la empresa DDBA para la compra de cámaras de reconocimiento facial, pese a que la empresa había realizado una propuesta un 16% más caro que la .

La consultora ITC, que fue contratada por la AUF para evaluar las diferentes propuestas para las cámaras de seguridad en el Estadio Centenario, el Campeón del Siglo y el Parque Central, había elegido a la empresa Servinfo, la otra “finalista”. Sin embargo, el Ministerio del Interior recomendó a DDBA considerando que tenía mayor experiencia y mejores equipamientos que la elegida por la consultora.

El subsecretario del Interior, Jorge Vázquez, estuvo esta mañana en Intercambio, el programa de la emisora M24, y aclaró esta situación.

“Cuando se decidió la colocación de cámaras de reconocimiento facial, la AUF nos pide que hagamos un listado de requisitos mínimos que se necesitaría para que el sistema fuera suficiente. Con esas condiciones la AUF hace un pliego licitatorio. La AUF decidió licitar, pero podría no haberlo hecho, siempre y cuando contemplara los requisitos previos. Por ejemplo, que el sistema tuviera un nivel de acierto mínimo del 85 %”, contó.

Aclaró que se licita, se hace un primer llamado y se hacen pruebas, en las que participan los técnicos del ministerio. En esa primera instancia no se llega a ninguna conclusión. La AUF decide entonces contratar a la consultora ITC para tener otra evaluación técnica que diera más garantía a la selección, aparte de la presencia del Ministerio del Interior.

“ITC evalúa junto al Ministerio del Interior las propuestas pero la AUF decide no adjudicar esa licitación, argumentando problemas económicos. Llaman a una segunda licitación, se presentan más empresas, se hacen las pruebas, se califican las pruebas nuevamente con participación de ITC y el Ministerio del Interior, y se otorgan calificaciones. Se descartan varias y quedan algunas empresas en condiciones de seguir compitiendo”, continuó la historia el subsecretario.

Finalistas

Como se dilata, Valdez manda una nota a Vázquez diciendo que la AUF había definido dos empresas en condiciones de instalar el sistema de identificación facial: DDBA y Servinfo. “Y aclara que la segunda era más barata un 16 %”, contó el subsecretario.

“Nos reunimos y cuando nos dicen que iban a optar por Servinfo, no lo cuestionamos. Preguntamos qué pasó con las pruebas. Resulta que Servinfo tenía un nivel de aciertos de un 49 %. Entonces dijimos que no parecía aceptable según el pliego de condiciones. DDBA tenía más de un 98 % de aciertos, que estaba por encima de los requerimientos mínimos”, dijo.

“Allí le dijimos que no se estaban dando garantías, y que iba a haber muchos reclamos. Decidieron entonces rever eso y nos mandaron una información de que habían decidido optar por DDBA. Nunca dirigimos la selección hacia nadie, solo exigimos que se cumpliera el pliego de condiciones. Menos dirigimos con un sentido de beneficiar para tener una ventaja económica. El Ministerio del Interior no cobró ninguna coima y no dirigimos nada. Fue una participación técnica para dar las mayores garantías, haciendo una apuesta para impedir que ingresaran los violentos y no perjudicar a los inocentes”, agregó.

Vázquez dijo que no sabe por qué la consultora ITC dijo que Servinfo era adecuada, si fue por un error o porque lo concordó con la AUF. Aclaró que si bien esta empresa hizo mejoras, llegó al 74 % de aciertos, lo que aún estaba por debajo del mínimo.

También respondió sobre las presuntas implicaciones de Javier Vázquez, hijo del presidente, con la empresa DDBA, como se rumoreó. “En la empresa ni siquiera conocen a mi sobrino Javier Vázquez. Si la mentira la dijo Valdez, deberá documentarla ante la Justicia”, comentó.

“Hemos demostrado que la decisión fue acertada”, dijo sobre su asesoramiento técnico. Consultado sobre el por qué en el comunicado no se aclaró esto, ya que se podría considerar que sí influyó en la decisión, aunque fuera por requerimientos técnicos, replicó que en el audio de Valdez “se habló de direccionar para obtener beneficios económicos”. “Jamás lo hicimos. Nuca hicimos esto con intención de cobrar”, apuntó.


Blancos llevan caso de Director de vialidad a Junta de Ética


Fuente: Montevideo Portal

Comenta
Loading...