Intentan rescatar a un niño de dos años caído a un pozo de más de 100 metros de profundidad en Málaga

niño malaga pozo
La familia dice que tiene la esperanza porque se le escuchó llorar en las primeras horas.

La Guardia Civil y los bomberos intentan desesperadamente rescatar en Totalán (Málaga) a un niño de dos años que ha caído a un pozo de más de 100 metros de profundidad y apenas 30 cm de diámetro.

El pozo al que el pequeño cayó es un orificio de prospección para buscar agua, de 25 centímetros de diámetro y 110 metros de largo, algo más estrecho y menos profundo de lo que se barajó en un principio (40 centímetros por 150 metros

Las personas que trabajan en el dispositivo desconocen si hay agua en el fondo del agujero, pues la cámara que se ha empleado para tratar de localizar al menor había alcanzado ha alcanzado de momento los 80 metros de profundidad, distancia a la que ha encontrado la bolsa de golosinas.

«El problema es que sigue cayendo material, se compacta, es húmedo, y la zona es fría… en definitiva, no es fácil seguir rastreando ahí», ha explicado la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, que ha dejado claro, no obstante, que se continúa profundizando.

Un centenar de personas participan en el operativo de rescate del niño desde las 14 horas de ayer, domingo, cuando el padre del pequeño y el 112 avisaron a la Guardia Civil de que había caído por el agujero, un orificio de prospección para la búsqueda de agua, en esa zona de la sierra.

Las posibilidades de que Julen, de 2 años, esté vivo se agotan. La familia, según ha comentado a este periódico el abuelo paterno de la criatura, sigue con expectativas, con optimismo, aunque cada segundo pesa.

La realidad es que la Guardia Civil señala también que cada minuto cuenta y cada segundo es más difícil que esté con vida, aunque no se trabaja con otro horizonte que no sea el de llegar cuanto antes al niño. El operativo trabaja desde este pasado domingo en la búsqueda de un niño de dos años en un pozo en la localidad malagueña de Totalán.

La familia dice que tiene la esperanza porque se le escuchó llorar en las primeras horas. Los técnicos hablan de una posibilidad de una bolsa de aire debajo del tapón que pudiera tener al niño aún con vida, pero no se sabe en qué condiciones.

La verdad es que se trabaja contra el reloj sabedores de que cada minuto es más complicado sacarlo con vida. Sobre él podría haber 30 metros de tierra y piedras que se desprendieron en la caída, lo que haría imposible que hubiese vida.

El operativo busca a un persona con vida mientras que no se constate que esta muerto, señalan responsables del operativo.

Aunque la expectación, sobre todo mediática, es máxima en la zona, no se ha abierto todavía una investigación sobre lo ocurrido. Bernardo Moltó, portavoz de la Guardia Civil, ha dicho que lo primero es concentrar esfuerzos en encontrar y sacar a Julen. Luego se investigará lo que sea necesario, ha comentado.

Fuente: ABC

Comenta

Recomendado.