Intendencia y ministerio se tiran culpas mientras 140 alumnos de Florida siguen sin transporte

Foto: J. Marra

Son 40 familias de la zona rural La Macana y en total son 52 alumnos que todos los días deben recorrer 10 kilómetros hacia la ciudad de Florida para estudiar.




Hasta el año pasado la Intendencia de Florida y el Ministerio de Transporte (MTOP) contrataban un micro para trasladarlos y lo financiaban totalmente.

Cuando empezaron las clases, hace poco más de una semana, los padres se enteraron de que la financiación del transporte dejó de ser total por parte del Estado: ahora, cada familia debería abonar casi $ 500 por mes por alumno para que sus hijos pudieran seguir asistiendo a los centros de educación públicos.

Al menos tres alumnos anunciaron que dejarían de ir al liceo, porque sus padres no podían pagar ese dinero, informó Ecos.

Pero no son solo esos 52 alumnos de La Macana los que están en problemas. Si se suma a todos los estudiantes del departamento a los que ahora se les hace pagar la diferencia, son 140, dijo a El Observador Carina Hernández, madre de dos alumnos de La Macana.

En el caso de esa zona en concreto, el costo total del servicio asciende a $ 82.500 por mes. Según los datos que manejan las familias, este año el MTOP se comprometió a aportar $ 47.000 y la intendencia $ 13.000. Los $ 22.500 restantes deben pagarlos las familias.

La polémica

Luego de que se conociera la noticia inicial publicada por El Observador, empezó la polémica política. La Intendencia de Florida dice que de los más de $ 10 millones que la intendencia gasta en transporte no convencional, el ministerio financia $ 4 millones. “La intendencia paga el 60%, aunque no es su obligación”, afirmó a El Observador la semana pasada Álvaro Rodríguez, asesor económico del intendente Carlos Enciso.

Según el jerarca, la razón por la cual este año la comuna no puede financiar el total de los costos de transporte se debe a que aumentó la cantidad de estudiantes y la paramétrica del ministerio está “totalmente desactualizada”.



Esa nota de El Observador generó polémica también dentro del arco opositor. El economista Ernesto Talvi, que evalúa ser candidato por el Partido Colorado, posteó el artículo en la red social Twitter y cuestionó que haya adolescentes que no puedan concurrir a clase por falta de financiamiento en el transporte. “Esto no puede ocurrir. A nadie. Y en ningún rincón del país”, escribió.

A los pocos minutos, el intendente Enciso le respondió: “Si quieres saber algo de este tema me llamas. Esa nota es malintencionada al igual que la politiquería que se hizo sobre este tema. Espero no caigas en esa, no es tu estilo. Lo dejamos claro, nadie va a quedar sin estudiar”, escribió.

Más allá de ese calificativo de Enciso, ni el intendente ni nadie de su comuna pudo desmentir ninguna información del artículo de El Observador. Y los estudiantes siguen sin recibir soluciones para el transporte, según contó este lunes la madre Carina Hernández.

En las próximas horas la intendencia enviará asistentes sociales a las zonas donde hay alumnos en esa situación para evaluar la situación económica de cada uno y definir si la familia puede pagar la diferencia en el servicio.

Los padres se niegan a esa solución y entienden que, al igual que pasó hasta el año 2017, la intendencia y el gobierno deben hacerse cargo del 100% del servicio para todos los estudiantes. “Es injusto que a unos les paguen y a otros no. Algunos somos trabajadores zafrales y capaz que un mes podemos pagar pero al siguiente no”, dijo Hernández.

La respuesta del ministro

Ante la acusación de la Intendencia de Florida, el ministro de Transporte, Víctor Rossi, respondió: “El ministerio no rebajó ninguna partida ni deja de pagar nada”. Calificó de “picardía” las declaraciones del jerarca de Florida. Rossi dijo que la partida del ministerio no solo no fue recortada, sino que incluso se ajustó “en base al costo de vida”.




El gobierno nacional asegura que el problema de fondo está en que las intendencias, en algunos casos, contratan servicios particulares que cobran muy caro. “Si en algún lugar del país para ir a buscar tres o cuatro alumnos, se pagan $60 mil por mes, lo que estoy resolviendo es la vida del dueño del taxímetro, no el traslado de estudiantes”, señaló Rossi.

Fuente: El Observador

Comenta