Inició juicio contra Harvey Weinstein

En el punto más elevado del movimiento #MeToo ha traído consigo que el extodopoderoso productor de Hollywood, Weinstein, fuese culpado por los crímenes sexuales acaecidos en Los Ángeles. Esto ocurrió el mismo día que iniciase su juicio penal en Nueva York.

Dicho productor de cine independiente, quien asegura ser inocente, ha sido acusado en Los Ángeles de haber abusado sexualmente de dos féminas en 2013.

De acuerdo a la fiscalía, la primera agresión ocurrió el 18 de febrero de ese año. En ese período de tiempo Weinstein entró en la habitación del hotel de la fémina y la violó. Recabando, nuevamente, en dicha información, Weinsten agredió, al día siguiente, a una mujer en su habitación de un hotel de Beverly Hills.

Se ha demostrado que el acusado hizo uso de su influencia y poder para acceder a las víctimas y poder cometer crímenes violentos contra ellas.

Weinstein llegó a la corte en Manhattan haciendo uso de un traje oscuro y de un andador luego de ser sometido a una cirugía de espalda, tras un accidente sufrid en agosto. Estaba débil y pálido. Afuera había 15 mujeres que protestaban. Entre estas se incluyen Rose McGowan y Rosanna Arquette.

Aquette, indicó: ‘Se acabó el tiempo del acoso sexual en el trabajo, se acabó el tiempo de echarle la culpa a las sobrevivientes, se acabó el tiempo de las disculpas vacías sin consecuencias y de la cultura generalizada del silencio que ha permitido actuar a abusadores como Weinstein’.

Desde que se dio inicio al movimiento después del escándalo de Weinstein, la mayor parte de los hombres que fueron acusados terminaron perdiendo de su puesto de trabajo.

Un caso en concreto ha sido el productor de ‘Tiempos Violentos’ quien ha de enfrentar una pena de cadena perpetua si lo encuentran culpable de las agresiones contra dos mujeres. Se estipula que debe tener una duración de 6 a 8 semanas.

La abogada Donna Rotunno ha sugerido que, debido a que la mayor las acusadoras son actrices, están actuando mientras denuncian los abusos. A raíz ha recibido una respuesta defensiva por parte de la fiscal Illzi-Orbon, que ‘las mujeres han sido ya demasiado gradadas’.

Comenta