Inau dice que en Uruguay no hay ningún niño que duerma en la calle

Familia 11 Integrantes

Para el Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (Inau) no hay posibilidad de encontrar un solo niño durmiendo en las calles del país.




“Uruguay no tiene hoy ningún niño que duerma en la calle, a no ser que pase una noche porque justo ese día no lo detectó alguno de los 24 proyectos (con los que trabaja el Inau). Pero viviendo en la calle, no existe”, dijo el vicepresidente del Inau, Fernando Rodríguez a El Observador.

Rodríguez fue el representante del Inau en la conferencia de prensa que brindó el Centro Coordinador de Emergencias Departamentales (Cecoed) y que contó con la presencia de jerarcas de varios organismos que trabajan en conjunto para ofrecer soluciones a las personas que viven en la calle.

El jerarca del Inau dijo en la conferencia que el año pasado detectaron tres casos de niños viviendo en la calle de forma solitaria y dos núcleos familiares con niños en la misma situación, pero que en la actualidad “no hay niños en presencia de calle”.

Esto se debe, explicó Rodríguez, al trabajo de prevención que realiza Inau con los 24 proyectos asociados que trabajan en los barrios para mantener a los niños dentro de su zona de residencia. El Inau trabaja en los barrios con 980 niños y adolescentes que viven con un adulto responsable para que no se separen de la comunidad y se desplacen a vivir solos en la calle en zonas alejadas, donde el jerarca dice que “aumenta su riesgo”.

En tanto, el Ministerio de Desarrollo Social reconoció que hubo un aumento significativo de personas que viven en la calle, aunque el organismo no puede asegurar que esos números sean precisos.

“Es posible que haya un aumento, (…) estimamos que en los años anteriores estábamos en el entorno de las 500 personas, y quizá hoy estemos en el entorno de las 700. No es un número que podamos decir como preciso”, dijo la directora nacional de Protección Integral en Situaciones de Vulneración del Mides, Eleonora Bianchi.

La subsecretaria del Mides, Ana Olivera, agregó que “hay una nueva manera de hacer calle”, y explicó que cuando se hizo el último censo en 2016 los agrupamientos eran menores a los actuales y estaban identificados en determinados lugares –la Plaza Ansina, el Parque Segunda República Española en Santiago Vazquez, la plaza del Hospital Pasteur, AFE y el puente de la calle Sarmiento- pero que “hoy están esos agrupamientos en otros lugares y con bastante cantidad de gente (entre 6 y 9 personas)”.

La exintendenta agregó que su ministerio está trabajando para intentar reconocer la “calidad” de las personas que están viviendo en estos nuevos campamentos y conocer las causas por las que están allá. “Para incidir tenés que saber de quién se trata”, dijo.



Goyeneche: no tiren colchones
La directora de Desarrollo Social de la Intendencia de Montevideo, Fabiana Goyeneche explicó que desde la intendencia deben conciliar la vulnerabildiad de las personasque viven en la calle con el derecho de los vecinos “a hacer uso y disfrutar los espacios públicos, las plazas, las veredas y todos los lugares que pueden y deberían poder transitar”.

Para esto,dijo que trabajan en conjunto con el Ministerio del Interior y el Mides para despoblar las calles. Goyeneche hizo un “llamado a la ciudadanía a la cooperación”, para que los “bienes inmuebles voluminosos” como colchones, camas y sillones no sean tirados a los contendores o a las veredas sino que se llame a la intendencia para disponer la recolección adecuada.

“A veces se entiende que por solidaridad se dejan (estos bienes) al lado del contenedor o en la vereda para que una persona en situación de calle lo pueda utilizar. Esto en realidad lo que hace es disuadir a las personas de hacer uso de los dispositivos que tienen disponibles para poder pernoctar y dificulta la liberación del espacio público”, explicó la jerarca.

Puerta de entrada y call center
La representante del Mides explicó que “está llevando un tiempo poder concretar” el traslado de la “puerta de entrada”; el edificio de la calle Convención al que todo el que pretende pernoctar en un refugio debe acercarse.

“En este momento estamos en la reparación del nuevo lugar donde se va a instalar la nueva puerta de entrada”, dijo Bianchi, y agregó que cambiará el formato de recepción en el nuevo establecimiento, donde trabajarán para que no haya personas en el entorno del edificio.

“No es sacar a las personas que se instalan, sino evitar que se instalen personas que no tienen que ver con la situación de calle. En el edificio de Convención el problema no es el que va a buscar un espacio en un refugio, (el problema) es el entorno que se crea de personas que van a hacer otra cosa”.




Además, reiteró que desde hace 30 días el equipo que atiende las llamadas de los vecinos que reportan personas que viven en situación de calle o que se adueñaron de un espacio público es personal técnico y, a su vez, es el mismo personal que sale a atender a la gente.

“Nos permite una atención de mayor calidad. Podemos responder de mejor manera tanto a los vecinos como a la persona que atendemos”, explicó Bianchi.

Fuente: El Observador

Comenta
Loading...