Homicidio en Río Negro: presunto autor cayó gracias a huellas ensangrentadas

patrullero policía uruguay

Marcelo Montaldo Sordi tenía 48 años y vivía sólo en un apartamento de la calle Treinta y Tres de la ciudad de Fray bentos.

El pasado 23 de setiembre, familiares de Montaldo se presentaron en su domicilio. Al comprobar que nadie atendía la puerta y que desde el interior llegaba un olor desagradable, llamaron al 911. Con autorización de los parientes del dueño de casa, la policía derribó la puerta y dentro se toparon con un espectáculo terrible.

En el pasillo y contra esa misma puerta estaba el cadáver del dueño de casa. Tenía la cabeza envuelta con una frazada, sujeta con un cable y su cuerpo semicubierto con diversas prendas, entre ellas ropa de cama. El cuerpo presentaba abundante sangrado y había manchas de sangre en piso y paredes cercanas. Junto al cadáver se apreciaban pisadas de un calzado deportivo, que dejaron sus marcas con la sangre de la víctima.

Según el reporte de la Jefatura de Policía de Río Negro «en la casa, cerrada con llave, se constató gran desorden, pero sin signos de lucha». El reporte forense dictaminó que se trataba de un asesinato cometido mediante golpes en la cabeza, anotándose como causa del deceso «injuria encefálica aguda por traumatismo de cráneo por objeto contuso de gran peso».

Por el caso fueron indagadas varias personas, entre ellas el ahora detenido identificado como A.A.L., quien visitaba a menudo a la víctima. Según el reporte, Montaldo no era persona afecta a recibir visitas, y el hombre mencionado «era de las pocas personas que la víctima frecuentaba y que permitía ingresar a su casa, a quién conocía de muchos años y compartían mate o alguna comida».

Las pericias realizadas por Policía Científica arrojaron una coincidencia total de las huellas ensangrentadas, tanto en forma como patrones de desgaste, con unas zapatillas propiedad del ahora detenido.

Conducido el pasado 3 de octubre a una sede policial, el hombre no supo cómo justificar esta coincidencia, por lo que se procedió a allanar la casa en la que este reside junto a su madre. De acuerdo con el citado reporte, el sujeto poseía dos pares idénticos de zapatillas, comprados con pocos meses de diferencia, y habría intentado una «sustitución de evidencia» sin lograrlo. En su domicilio también se halló una mochila con «un garrote de gran porte».

Asimismo, imágenes tomadas por cámaras de vigilancia de una finca vecina al lugar del crimen lo muestran pasando por el lugar cerca de la hora del hecho, portando la citada mochila y una bolsa de nylon cuyo contenido no precisó. Ante la evidencia, A.A.L admitió su presencia en el lugar, pero niega haber cometido el asesinato.

En las últimas horas, el detenido compareció ante el Juzgado Letrado Departamental de Fray Bentos de Primer Turno, donde se dictaminó su prisión preventiva por 150 días.

Fuente: Montevideo Portal

Comenta