Fracasó el impuesto a las jubilaciones militares: Darío Pérez no votó

En una maratónica sesión en la Cámara de Diputados, el Frente Amplio no logró conseguir los 50 votos para aprobar el proyecto que pretende gravar las jubilaciones militares.




Tal como lo había anunciado días atrás, el diputado Darío Pérez, perteneciente a la Liga Federal, no acompañó la iniciativa por considerarla inconstitucional y dejó al FA sin la mayoría.

Pese a los esfuerzos de la fuerza oficialista de intentar convencer al legislador “rebelde” y del llamado del presidente de la coalición, Javier Miranda, para seguir la disciplina partidaria, el voto número 50 no apareció.

“Como no voy a votar este proyecto, capaz que algunos me dicen que soy facho, y no lo soy”, expresó delante de los demás legisladores al momento de justificar su postura tras cuestionarse si “seré un bicho raro” por no acatar la voluntad de la fuerza.

POSICIÓN. Pérez se refirió a los motivos de su postura contraria y sostuvo que al proyecto le “sobrevuelan y subyacen una cantidad de cosas”, entre ellas la relación que tuvo “la izquierda con las fuerzas armadas desde hace más de 60 años”.



En este sentido, el legislador consideró que esto hace que la “subjetividad actúe sobre la razón” e indicó que no lo acompañó porque “no está presente en el programa del FA, no fue considerado en el último congreso y no fue puesto como propuesta electoral”, uno de las razones que consideró como “muy importante porque es cuando uno se compromete con la ciudadanía”.

“Yo fui preso político desde ese lugar lo digo, no tengo síndrome de Estocolmo”, aclaró.

Pérez indicó que muchas jubilaciones “de privilegio pertenecen a compañeros nuestros reparados en democracia por la persecución sufrida” y recordó que las Fuerzas Armadas fueron beneficiadas durante los últimos años de gobierno de izquierda, entre otras cosas porque el gobierno “le siguió pagando a militares que violaron los derechos humanos”.

Por todo esto, sostuvo que querer recaudar ahora 2.200 millones de dólares por 18 mensuales -como lo establece la iniciativa- es pretender poner “la carreta delante de los bueyes” y opinó que se tendría que “haber empezado por la ley orgánica y después la reforma del servicio de retiro”, agregó.

“Comprendan que me siento en soledad, elegida por mí pero en soledad”, acotó el legislador aludiendo a una de las frases esgrimidas por el presidente Tabaré Vázquez que sostiene que “dentro de la constitución todo, fuera de la constitución nada”.

“Me equivoqué generando inconstitucionalidades (…) No deseo ni quiero votar groseras inconstitucionalidades de corte discriminatorio”, enfatizó.




Al no alcanzar la mayoría, el Frente Amplio deberá esperar la próxima legislatura para volver a impulsarlo, a partir del año 2020.

Fuente: Telenoche

Comenta
Loading...