Fiscal: “Hubo alguna irregularidad” en suicidio del asesino de Brissa

Según Juan Gómez, la investigación sobre cómo fueron las circunstancias en que se mató Williams Pintos todavía no ha finalizado.




Hace 20 días, el cuerpo de Williams Pintos, el violador y asesino confeso de la niña Brissa González, era encontrado con signos de ahorcamiento. El femicida se suicidó: apareció colgado de un cable de luz en su celda del módulo 11 de la cárcel de Santiago Vázquez -exComcar- el martes 17 de abril.

Sin embargo, las investigaciones sobre las circunstancias en las que se dieron su muerte todavía no han finalizado, dijo a ECOS el fiscal indaga ese caso, Juan Gómez.

“Lo que estamos viendo es que hubo alguna irregularidad en el tema del elemento empleado para quitarse la vida”, sostuvo el magistrado, excusándose de brindar más declaraciones por estar el tema en investigación.

En su momento, a nivel policial y carcelario corrieron muchas versiones. Pintos, que aguardaba el juicio oral que definiría su sentencia, previamente, había estado en el módulo 12, donde está la “pesada” del Comcar. Había sido trasladado allí porque los funcionarios del 11, compañeros del hermano de Brissa, que se desempeña como guardiacárcel, se negaron a vigilarlo.



Había llegado el sábado 14 de Cárcel Central. Pero, por una decisión de las autoridades del complejo, retornó al 11, donde encontró su final.

Pintos había confesado el jueves 25 de enero -dos meses después que se formalizara el proceso en su contra- ante el fiscal Juan Gómez y ante la madre de la niña que había sido el autor material del homicidio.

“Yo la maté, merezco la pena de muerte, soy un animal”, fueron las palabras del asesino en esa instancia.

La pequeña, que vivía en el barrio Pérez Castellano, en Montevideo, había partido rumbo a clases el lunes 20 de noviembre, cuando en el camino se encontró con el homicida, que la subió a su vehículo particular. El cuerpo de Brissa fue hallado el viernes 23 de noviembre luego de una intensa búsqueda tras la notificación de su desaparición.




La Fiscalía había pedido 30 años de penitenciaria y otros 15 de extensión de seguridad para el acusado. Es la máxima pena posible en el sistema judicial uruguayo.

Fuente: Ecos Uy

Comenta
Loading...