Federico García Vigil desde los ojos de un colega.

Por Valentina Canoniero Rocha

Valentina - Federico García Vigil desde los ojos de un colega.

Una figura importante a nivel mundial y nada menos que uruguayo:

Federico García Vigil

Federico García Vigil nace en Montevideo en 1941. Compositor principal y director orquestal uruguayo. Durante los años 1993 y 2008 fue Director Titular de la Orquesta Filarmónica de Montevideo. También es catedrático de la Dirección Municipal de Música de Montevideo. Se destaca por componer además de música clásica, música clásica, música popular y folclórica y también con el candombe. Proveniente de una familia donde todo era arte y expresión de este. Actualmente está jubilado pero con algunos proyectos y se encuentra casado con Olga Bérgolo.

Estas son las palabras de Súarez que con entusiasmo definen a esta destacada figura reconocida mundialmente y admirada aquí en Uruguay. Federico García Vigil un ícono de la música; emblema de la Orquesta Sinfónica Municipal:

“Lo que a Vigil inspiraba a hacer música provenía de su fuero más interno. Él me contaba que para hacer buena música y que la pieza estuviera refinada y perfecta el artista debía sentir un estado de emoción y poesía. Buscar el drama, la poesía, la pasión y tener estados emocionales elevados. Cuando él compone lo hace desde el fondo de su interior, desde la honestidad. En mi opinión creo que por eso le fue tan bien” comenta emocionado y a su vez de forma risueña, su compañero de orquesta.

Nace en un hogar donde el arte era el tema cotidiano, en este ámbito la poesía, la pintura y principalmente la música clásica era lo que prácticamente regia la vida del seno donde se creo el respetado músico.

Raúl Suarez fue compañero de Vigil, tocaba el fagot en la Escuela Municipal de Montevideo. “Para todos Federico era conocido como “Fede”, en especial para los mas allegados. Expresa que “como todo músico predomina el individualismo, el querer resaltar y ser mejor para así poder destacarse del resto”.

Federico García Vigil se destaca por una amplia y destacada trayectoria. Sus logros más resplandecientes fueron dirigir la Orquesta Filarmónica de Montevideo y la Orquesta Sinfónica Municipal. Este ha sido el logro que lo catapultó a ser uno de los músicos más reconocidos – por no decir el más- en el Uruguay.

También hubo una faceta que lo acercó más al público montevideano, la realización de grandes festivales como “Galas de Tango” y “Noches en Viena”
Pero llegar alto también implica trabajo arduo y mucha constancia. Es así que Vigil comienza con una gran afinidad con la música desde muy pequeño.
Nace en un hogar donde el arte era el tema cotidiano, en este ámbito la poesía, la pintura y principalmente la música clásica era lo que prácticamente regia la vida del seno donde se creo el respetado músico.

Raúl Suarez fue compañero de Vigil, tocaba el fagot en la Escuela Municipal de Montevideo. “Para todos Federico era conocido como “Fede”, en especial para los mas allegados. Expresa que “como todo músico predomina el individualismo, el querer resaltar y ser mejor para así poder destacarse del resto”.
Suarez relata la calidad humana de esta figura tan importante dentro de Uruguay y a nivel internacional.

El relato de Raúl comienza marcando los inicios de Vigil. Esto da lugar y espacio para contar la historia del “Taller Moisés” el cual se encontraba ubicado en Manuel Págola y Luis Lamas donde vivía Caio Vila, baterista de los Shakers con el cual compartió su infa0ncia y adolescencia.

Caio tenía una tendencia musical muy definida y decidida y definida. A la edad de 14 años se juntaban allí para prácticar con enfásis la música y también para hacer camadería y charlar.

Tiempo después, comienza a aprender a tocar el contrabajo, donde estaba algo dubitativo en un principio ya que se encontraba en la disyuntiva si dedicar su vida a la música o estudiar Medicina. “Pero la música pudo más” dice su compañero de trabajo con entusiasmo.

Luego de esto, comienza a dar sus pequeños pasos tocando en el “Hot Club” de Montevideo. Este acontecimiento marco a Vigil de forma definitoria para dedicar su vida y su alma a la música.

Es un camino largo, pero poco a poco Federico lo logra.
“Su perseverancia, pude apreciar en nuestras charlas, fue admirable” dice Suarez.

Fuente: Compañero y amigo cercano a Federico García Vigil

Comenta

Recomendado.