Familia del trabajador baleado por el “Kiki” demandará al Estado

Foto: Ecos

Los familiares de José Sánchez consideran que el Ministerio del Interior es el responsable porque el Kiki no podía estar libre.




La familia de José Sánchez, el trabajador que fue baleado por el Kiki durante el robo al supermercado de La Blanqueada, demandará al Estado por considerar que es el principal responsable de lo que le pasó. Así lo confirmó el abogado Roberto Gossi.

“Habrá una acción legal contra el Ministerio del Interior por la responsabilidad que le cabe al Estado uruguayo ante la omisión del deber constitucional de proteger la seguridad y la vida de las personas”, dijo el abogado.

“Estoy enojada con el gobierno. No puede ser que una persona que estaba requerida hace tres meses por asesinato esté suelta y después la atrapen en tres días”, dijo a ECOS Gisela Garrido, esposa de José, ambos de origen venezolano.

Se espera conocer por la situación de salud de Sánchez para presentar la demanda. Hasta el momento no tiene movilidad en sus piernas y es posible que no la recupere.

Por otra parte, no se demandará a los propietarios de Super Vero y se buscará un acuerdo que contemple una reinserción laboral y una indemnización económica. “Nos ha dado dinero. No es mucho, pero para algo sirve”, dijo Garrido haciendo referencia al empleador.

José, de 52 años, llegó a Uruguay a mediados de noviembre. Según contaron sus familiares, escapando de la ola de violencia que hay en Venezuela. “Es increíble que nos pase esto acá, un país que considerábamos tranquilo”, dijo Gisela Sánchez, hija de José. Ella, junto con su esposo, Hernán Figueredo, y sus dos hijos viven en Uruguay desde hace tres años.

“Yo siempre digo que Uruguay es seguro porque mis hijos pueden jugar en la calle y podés caminar con el celular en la mano”, continuó. “En Venezuela eso es imposible, pero ahora nos dimos cuenta que acá hay delincuencia”.

Gisela Garrido llegó al país hace un año y medio. Consultada sobre a quién apunta su enojo, no dudó en contestar que contra el gobierno. “Son los únicos responsables”, indicó.

Su situación de salud es estable, pero no tiene movilidad desde la cintura para abajo. “Mantenemos la esperanza de que eso cambie con los años”, dijo Figueredo. La bala aún está alojada entre dos costilla y los médicos dicen que no significa ningún peligro por ahora. Se mantiene internado en el Círculo Católico y posiblemente sea trasladado al Sanatorio del Banco de Previsión Social (BPS) en los próximos días.

En los últimos días, se dio a conocer que Sánchez había sido inscripto en el BPS el mismo día del asalto, según confirmaron desde el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS). Su yerno volvió a confirmar que hacía ya algunos días que trabajaba en el comercio.

De todas formas, no tienen pensado iniciar acciones legales contra el propietario del lugar. “Siempre lo deseable es buscar algún acuerdo que le facilite adecuarse a la nueva situación en la que se encuentra”, dijo Gossi. Y agregó: “En caso de que quede en silla de ruedas, la empresa lo va a tomar para que continúe trabajando”.

Por otra parte, Gossi, tal como se lo había dicho a ECOS, confirmó que fue inscripto como reponedor siendo que en el momento del asalto cumplía tareas de vigilancia. Con respeto a esto, Figueredo dijo: “El era multipropósito. Reponía, cuidaba que nadie se robara nada, acomodaba los canastos y hasta atendía la verdulería. También hacía la vigilancia”.

Los familiares comentaron que el dueño de Super Vero visita todos los días el Sanatorio y que les ha brindado ayuda económica.

Fuente: Ecos Uy

Comenta