Evitó que le robaran la camioneta pero murió de un infarto en la comisaría

Policía Uruguay

Elsa contó la historia entre lágrimas. Esa noche estaba con su marido Washington Borges, de 61 años, en la casa de Lagomar y habían dejado la camioneta con una de las puertas abiertas.

Fue entonces que entró un delincuente al vehículo y la mujer se puso a gritar, por lo que Borges corrió y alcanzó a entrar.

“Él acelera la camioneta y a mi esposo le da el tiempo a meterse. Entonces se van con la camioneta los dos y forcejean”, contó la mujer a Telenoche.

“Quedate quieto porque te quemo”, le dijo el ladrón, todavía arriba del auto. Pero Borges agarró “un fierro” y le empezó a pegar. Después alcanzó a apagar la camioneta y el hombre saltó por la ventanilla del conductor (ya que la puerta estaba rota). Lo esperaban en un auto y él los corrió pero no pudo alcanzarlos.

“Cuando estábamos en la comisaría haciendo la denuncia, se puso la mano en el pecho, se cayó, y le dio un infarto”, relató Elsa, destrozada, mientras a su alrededor se escuchaban las voces de niños.


Falleció Luis sin conocer el resultado de su biopsia


Fuente: Telenoche

Comenta