Etiqueta nutricional de alimentos genera polémica en Uruguay

El Gobierno cedió al pedido de las industrias para el cambio progresivo de los niveles mínimos en las etiquetas de los alimentos procesados.

Alimentos
https://pixabay.com/es/photos/ostavdelning-super-mercado-mallorca-4840906/

Salud

La nueva norma de etiquetado nutricional en base a los octógonos negros en los alimentos procesados comenzó a regir en Uruguay este 1 de febrero, sin embargo, unos cambios de última hora en los límites permitidos ha devuelto el tema al centro de la polémica.

Apenas unos días antes de su puesta en vigencia, el Ejecutivo cambió los límites permitidos de sustancias como el potasio, grasas saturadas y azúcares, elevando entre el 25 % y 50 % la tolerancia exigida en los alimentos fabricados.

Para setiembre del año pasado, el nivel base era de 400 gramos para el sodio, 9 de grasas totales, 4 de grasas saturadas y 10 de azúcares, no obstante, en el decreto del Ejecutivo se cambió a 500 gramos, 13, 6 y 13, respectivamente.

De inmediato, la sociedad médica uruguaya advirtió que el aumento de los niveles mínimos permitidos no tiene el respaldo de ningún estudio científico, salvo el reclamo de las industrias para que tener más tiempo y adaptarse a los cambios en el etiquetado.

La norma se elaboró en el 2018, pero debido a diferentes pedidos de postergación se llegó a febrero pasado para que recién se ponga en marcha, pero sin respetar el sentido original de la norma.

De acuerdo con Mariela Ferreira de Guiadesuplementos, la polémica del etiquetado no es exclusiva de Uruguay, pues también en España hay rechazo al etiquetado Nutriscore. ‘’La queja central se basa en que es un modelo francés que no se adapta a las costumbres locales. Sin embargo, existe base científica en los límites permitidos por lo que cualquier cambio se debe consultar al Colegio Médico de cada país’’, sostiene.

Para los representantes del Gobierno uruguayo, los cambios fueron necesarios y son parte de un proceso de adaptación de los procesos en las industrias para elaborar los alimentos bajo los nuevos requerimientos de contenidos.

A esto se debe sumar, el proceso de adaptación del paladar del consumidor hacia alimentos con menos contenido de potasio, azúcares y grasas saturadas.

Por ahora, el ministro de Industria, Minería y Energía, Omar Paganini, ha cerrado la posibilidad de un cambio, aunque se mostró abierto a seguir dialogando con los representantes de los colegios profesionales para escuchar sus aportes.

En tanto desde el Congreso cuestionaron el papel protagónico del ministerio de Industria sobre temas de la salud pública, por lo que empezaron los citatorios de los funcionarios responsables en el cambio de los niveles permitidos en los alimentos en un país que se caracteriza por la gran cantidad de diabéticos.

Comenta

Recomendado.

Acerca de Pablo Tedesco 4155 Articles
Desarrollador Fullstack y Community Manager