En plena clase, “secuestran” estudiantes del IAVA simulando lo que sucedía en la dictadura

Mientras se daba clase en algunos salones del IAVA, figuras encapuchadas entraron y se llevaron a rastras a uno de los estudiantes, a los gritos. Los docentes y la mayoría de los alumnos quedaron congelados, sin entender qué sucedía. Al rato, las figuras con los rostros tapados devolvieron al secuestrado y comunicaron que a la una y media se realizaría una asamblea estudiantil con oradores invitados para informarse sobre el 20 de mayo (día de la Marcha del Silencio, en que se conmemoran los asesinatos de Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz en 1976) y su relación con el tema de los desaparecidos.




Se trató de una intervención del Gremio Estudiantil del IAVA, tal cual aclararon luego a través de las redes sociales. “En el GEI estuvimos pensando una manera de concientizar al estudiantado sobre el 20 de mayo, para que la historia no se repita. Años anteriores interveníamos los patios del liceo que hoy en día se encuentran vallados”, explicó el gremio.

Luego, haciendo uso de un estricto lenguaje inclusivo, explican: “Nuestra solución creativa fue esta: unes secuestraban y otres eran secuestrades. Unes perseguían y otres se escondían. Unes oprimían y otres luchaban por libertad”.

“Representamos lo que se vivió por un largo tiempo en nuestro y en varios otros liceos del país. Aunque sabemos que jamás podremos estar en los zapatos de aquelles que fueron víctimas del terror, intentamos acercarnos y acercar al resto de nuestros compañeres a una situación que se vivió repetidamente en las aulas de nuestro país”, prosiguió el GEI.



“Luego tuvimos una asamblea con oradoras que vivieron desde la lucha estudiantil lo más crudo de la dictadura, quienes compartieron con nosotres relatos, reflexiones y sentimientos. Recordamos con inmenso dolor, pero también orgullo, a todes aquelles que perdimos luchando por un país sin dictadura, por un país donde exista la libertad de expresión, donde exista la libertad de agrupación, y donde se pueda realizar una actividad de este tipo en centros educativos. No son sólo memoria, son VIDA”, concluye la comunicación. El video puede verse en la siguiente publicación

Mariela, una docente que estuvo en uno de los salones donde se produjo la intervención, contó en Facebook que cuando los encapuchados se llevaron a rastras a una estudiante todos en la clase callaron de golpe, hasta que un alumno preguntó si estaba loco o había pasado algo muy raro.

“Algunos no habían entendido nada, otros (como yo) lo sospecharon y solo unos pocos sabían de verdad lo que estaba sucediendo”, contó Mariela, para aclarar luego que a los cinco minutos los estudiantes explicaron que se trataba de una intervención.




“A quinta hora, otra vez en un quinto de Arte, lo mismo, solo que esta vez hasta yo salté, porque la entrada fue violenta y a los gritos. Impresionante”, relató.

En la mayoría de los casos los alumnos no reaccionaron, producto de la sorpresa, aunque según el relato de la docente también hubo casos en que estudiantes se pararon a enfrentarse con los “secuestradores”.

“El IAVA siempre es el IAVA. Si no hay patio para armar una performance porque la obra lo tiene vallado y vetado, la cosa se hace salón por salón, buscando que el tema te llegue a través de lo vivencial y no por un cartel o pizarrón informativo”, apuntó la profesora.




“¿Qué hubiera pasado si aquello nos hubiera pasado de verdad, si alguien hubiera irrumpido de pronto en un salón para golpear a un estudiante? Las que yo vi fueron todas chicas, figuras que por más pañuelo en la cara que llevaran al instante reconocí como mis alumnas de otros grupos, pero igual. Miedo. Y respeto por estos gurises, que año a año sorprenden, reflexionan, aprenden. Y enseñan”, concluyó.

Fuente: Montevideo Portal

Comenta