El victimario obligaba a la joven a jugar a la ruleta rusa, la rociaba con alcohol y amenazaba con prenderla fuego

Policía

Una íntima amiga de la joven herida contó cómo fueron los ocho años de relación de la víctima con el victimario:

Los cinco primeros años fueron buenos, los últimos tres años fueron de tortura, de violación, golpes y amenazas. Ella sufrió de todo.

La mujer ya había denunciado a su agresor en dos oportunidades del lado uruguayo y una vez del lado brasileño. Al hombre lo detuvieron y le sacaron un arma con la que amenazaba a la joven y la obligaba a mantener relaciones sexuales:

Era una tortura, él la violaba porque ella ya no quería mantener relaciones con él. La amenazaba con el arma, le decía que le iba a dar una inyección de eutanasia.

El hombre además la obligaba a jugar a la ruleta rusa con un arma cargada, la rociaba con alcohol y la amenazaba con prenderla fuego

Fuente: Telemundo

Comenta

Recomendado.