El joven que fue a buscar trabajo al acto del 1° de mayo y encaró a Murro

Vestido con un jean desgastado, crocs negras y un buzo de Nacional, Sergio Gómez (22 años) cantaba con ahínco el Himno Nacional al lado de los principales dirigentes políticos que habían llegado hasta la plaza Mártires de Chicago, donde el PIT-CNT celebraba un nuevo acto por el 1° de mayo.




Pocos metros a su derecha estaba la vicepresidenta Lucía Topolansky, el prosecretario de Presidencia, Juan Andrés Roballo, los ministros Ernesto Murro (Trabajo) y Carolina Cosse (Industria), y los senadores Daisy Tourné, Daniela Payssé y Rafael Michelini. A su izquierda, el senador Álvaro Delgado y el diputado Pablo Abdala, ambos nacionalistas, flanqueaban a Juan Raúl Ferreira, hijo del histórico líder blanco Wilson Ferreira Aldunate.

Minutos antes, mientras las figuras del oficialismo y la oposición todavía se acomodaban en las sillas de plástico, Sergio se acercó a una muchacha que llevaba una remera de la central sindical y le contó su situación.

Le dijo que hace un año busca trabajo pero no encuentra en ningún lado. Que tiene un hijo de siete meses que vive con la madre. Que él duerme en un refugio y se gana el pan vendiendo artesanías y abriendo puertas de taxis.



La muchacha le pidió su número, anotó sus datos, y le dijo que iba a fijarse si el PIT-CNT podía hacer algo.

Gómez no se dio por satisfecho. Luego de escuchar las palabras de Óscar Andrade, Gabriel Castelgrande y Abigail Puig –los tres oradores principales, que hicieron vagas referencias a la situación del empleo en Uruguay y se centraron en otros asuntos, como la precariedad de los salarios y la baja presión fiscal al gran capital–, el joven decidió una vía más directa y acudió al ministro de Trabajo, Ernesto Murro, en busca de una solución.

“Le pregunté si sabía dónde están tomando gente”, contó a El Observador. Según relató, el ministro primero se sorprendió, después le dijo que “lamentablemente” no sabía nada, y luego le “tiró data” de dónde preguntar.

“Desde las 7 de la mañana hasta las 3 de la tarde me dedico a la búsqueda laboral. Después trato de vender artesanías o alguna otra cosa”, explicó Gómez, que lleva el nombre de su hijo tatuado en el antebrazo.

“Me gustaría tener un ingreso todos los meses. Me importa trabajar, aportar, todo legal”, agregó, y dijo que le “encantaría” poder comprarle “unos championcitos” al niño, a quien ve “todos los días”.

Pidieron más “enfoque” al empleo
La falta de hincapié en la problemática del empleo fue una de las críticas que se le hicieron al acto del PIT-CNT, por parte de miembros de la oposición y dirigentes gremiales.

El presidente del sindicato de la Bebida, Richard Read, fue uno de los que reclamó un mayor destaque al desempleo.

“Me hubiera gustado una profundización respecto al tema del empleo”, dijo el gremialista a radio Carve, y aseguró que “no cree” que muchos trabajadores se hayan sentido identificados por los discursos del acto del martes.




“El trabajo, el empleo, la educación, la inseguridad y el salario deben ser los ejes centrales de cualquier oratoria del movimiento sindical al momento de hoy”, declaró Read.

Desde el Partido Nacional (PN) también se reprochó la tenue mención a la pérdida de puestos de trabajo. Según Graciela Guido en Informativo Carve, presidenta de la Comisión de Asuntos Sociales del PN, “en los discursos se sigue sin hablar del porcentaje de los desocupados”.

Fuente: El Observador

Comenta
Loading...