El “Increíble Hulk”: para salvar a su padre levantó el auto que bloqueaba su cochera

El Increíble Hulk
En las redes lo bautizaron el “Increíble Hulk” de Caballito.

Aunque suena emocionante, sólo se trata de un hombre llamado Martín que, desesperado porque tenía que llevar a su papá al hospital, logró alzar un auto, correrlo y desbloquear la salida de su casa.




¿Tiene Martín una fuerza descomunal?

¿Se ejercita a diario en un gimnasio?

¿O simplemente sacó fuerzas de donde no las tenía por el bien de su familia?

La comunidad científica tiene una denominación para este estado: fuerza histérica (“hysterical strength”).

Hay numerosos casos documentados de personas comunes que adquirieron por un instante una “superfuerza”:

En 1982, por ejemplo, Angela fue capaz de sacaa su hijo Tony de debajo de un coche que estaba reparando en Lawrenceville (Georgia) cuando el gato falló.

En 2006, Lydia hizo frente a un oso polar hasta salvar la vida de sus hijos.

Aunque no existe acuerdo científico sobre qué ocurre exactamente, muchas hipótesis señalan como principal causante a la adrenalina (o epinefrina).

Esa hormona provoca que nuestra frecuencia cardíaca se incremente y la respiración se acelere para que llegue más oxígeno a nuestros músculos cuando descubrimos que nos encontramos en una situación de riesgo.

Es una hormona de acción, por lo que sus efectos son rápidos y sumamente efectivos.

Se incrementa el nivel de glucosa en la sangre, elevando la tensión arterial, dilata la pupila para tener mayor visión, mejora la respiración e incluso produce el aumento de la velocidad de reacción y fuerza hasta límites increíbles.



Según el testimonio de Martín:

“Llega un momento en que es tal la desesperación, la necesidad de salir, que hacés lo que sea necesario… no es por salir a pasear. ¿Qué pasa si tengo una emergencia con mi hijo? Todo el mundo tiene derecho a sacar su auto de la cochera”.

La cámara de seguridad dejó grabado cómo Martín, que quería salvar a su papá justamente en el Día del Padre, sacó fuerzas de donde pudo y logró su cometido.
Lo cierto es que movió con su cuerpo un coche que pesa una tonelada.

Esta fuerza sobrehumana podría ser un claro ejemplo de la portentosa maquinaria que tenemos los seres humanos: la mente.

Puesto que es la mente la que gobierna sobre el cuerpo, es ella la que ordena la secreción de una sustancia capaz de hacernos levantar toneladas para salvar nuestra vida o la de otros.

Todavía hay mucho que investigar y conocer sobre el increíble poder de nuestra mente.

¿No te parece?

Fuente: Bles



Comenta