El general que se transformó en caudillo y llegó al Senado

Manini Ríos

Elecciones 2019

“Un excelente resultado electoral”. Así sintetizó Guido Manini Ríos la participación de Cabildo Abierto en las elecciones nacionales, ante un puñado de militantes que en la noche de este domingo se habían acercado a la calle Florida para escuchar su discurso. Había pasado poco más de una hora y media desde que las consultoras comenzaron a hacer sus proyecciones de escrutinio: Cifra, Equipos, Factum y Opción le asignaban entonces 10,2% de los votos.

No hubo sorpresas para los dirigentes de Cabildo Abierto este 27 de octubre. Los primeros datos disponibles conrmaron lo que las encuestas de opinión pública venían señalando desde hacía meses: un crecimiento sostenido que posicionaría al partido como el cuarto jugador del sistema político, después del Frente Amplio, el Partido Nacional y el Partido Colorado.

Esas proyecciones se consolidaron este domingo con las probables tres bancas en el Senado y entre 10 y 11 lugares en Diputados que el lema tendrá en la próxima legislatura, según el análisis de Enia, la empresa especializada en análisis de datos, basado en la información de la Corte Electoral y de las consultoras.

Pero aunque no hubo sorpresas en el entorno del general retirado y los militantes consultados reconocieron que esperaban incluso una mejor participación, el clima era de festejo en el Hotel Holiday Inn, donde Manini Ríos vio junto a sus allegados los resultados a boca de urna. El excomandante en jefe del Ejército recordó el “camino en repecho” que emprendió el 3 de abril cuando lanzó su candidatura y armó que espera tener un “rol articulador” como senador, “para propiciar el diálogo” entre los partidos con representación parlamentaria.

El líder de Cabildo Abierto anunció que apoyará al Partido Nacional en el balotaje de noviembre, pero subrayó que no recorrerá el país junto a Luis Lacalle Pou sino que lo hará con los dirigentes de su partido. Además expresó que en un eventual gobierno de coalición estaría dispuesto a dialogar con el candidato colorado, Ernesto Talvi, quien en los primeros meses de la campaña dijo que en la “mesa” de la oposición solo se imaginaba sentado junto al Partido Nacional y el Partido Independiente.

En el correr de la campaña, el excomandante reiteró que nunca pidió “ser invitado a la mesa de la oposición”. “No vine a sumarme a ningún coro ni a pedir que me hagan un lugarcito en el selecto elenco de los dirigentes políticos. No necesito nada de eso, no lo quiero. Si estoy en política es para hacer y hacer en serio”, señaló en el libro Vengo a cumplir.

“Cabildo Abierto va a poner su bancada al servicio de las soluciones de la gente en un gobierno de cambio y alternancia”, prometió Manini Ríos este domingo. Sin embargo, señaló que hay tres condiciones “esenciales” para que el apoyo a un eventual gobierno blanco esté garantizado: que se investiguen todos los casos donde haya sospecha de corrupción en el Estado, que se tomen “medidas para enfrentar la ola de inseguridad” y que se le dé “oxígeno” a los sectores productivos.

A la vez, el excomandante contó que dialogó con Lacalle Pou y le pidió que tuviera en consideración la reforma del Código del Proceso Penal, contra el que presentó un recurso de inconstitucionalidad que nalmente fue desestimado por la Suprema Corte de Justicia. De todos modos, el líder de Cabildo Abierto señaló que si esta propuesta no se concretara no peligraría la participación del partido en el acuerdo interpartidario. 

Manini Ríos

La trayectoria de Manini Ríos

Su liderazgo se consolidó cuando estando al frente del Ejército cuestionó al Poder Ejecutivo porque –según dijo en varias oportunidades– consideraba injusta la reforma del Sistema de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas, aprobada en 2018. Manini Ríos cuenta en su libro que recién entonces advirtió que “en el escenario político podía aportar un viento renovador”. 

Como candidato, prometió llevar adelante los “cambios impostergables” que el país necesita, según él. Se comprometió a recuperar “los valores perdidos”, “dar una lucha sin cuartel al narcotráco”, “terminar con el relajo” y “restablecer la separación de poderes”. 

Con este discurso el público de los actos se fue diversicado. Las que en principio eran reuniones de unos pocos conocidos, muchos de ellos militares, se convirtieron en convocatorias a las que asistían familias enteras con una marcada preocupación por la inseguridad, la producción y el desempleo.

Manini Ríos

De los 11 candidatos, Manini Ríos es uno de los que despierta más antipatía en la ciudadanía: solo Edgardo Novick y Pablo Mieres lo superan, según una encuesta de Equipos. Aun así, el líder de Cabildo Abierto expresó en estos meses que él es “el conductor” que Uruguay necesita. 

Y aunque al inicio de la campaña era catalogado por los analistas como un outsider de la política, el general retirado aseguró varias veces que su trayectoria dentro de las Fuerzas Armadas –que duró 46 años– lo posicionaba como el candidato más preparado para asumir la Presidencia. 

“Yo diría que de los candidatos a presidente actuales, muy poquitos tienen más experiencia política”, señaló en junio. Según su libro, una de las mayores enseñanzas que se llevó de estos

Fuente: El Observador

Comenta
Acerca de Comodín 3013 Articles
Desarrollador Fullstack y Community Manager