El doble discurso político en Uruguay

Bolsonaro y Maduro

Por Matías Barreto

Matías Barreto
Miembro del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Colorado. Agrupación #EsAhoraMontevideo de la @lista305 sector #Batllistas.

Los hechos políticos relevantes generan naturalmente diversas posiciones de pensamiento, lo que es absolutamente sano y enriquecedor del sistema democrático.

Lo que considero que no es para nada sano y no favorece al fortalecimiento del sistema democrático son las constantes contradicciones en el discurso, ya que esto genera un fuerte descreimiento en la política y en los políticos.

Esto puede visualizarse claramente con lo que ocurre en Venezuela y Brasil.

 Es de público conocimiento que el Frente Amplio en reiteradas ocasiones ha declarado su rechazo a la injerencia internacional contra Venezuela, así lo han manifestado muchos de sus dirigentes y también el propio Plenario Nacional en varias declaraciones respecto al tema.

Esta actitud que tienen quienes pertenecen a esta colectividad es radicalmente contraria a la que asumen frente a la situación política de Brasil, donde el pasado domingo se llevó a cabo la primera vuelta de las Elecciones Nacionales, que dejaron como favorito  para ganar la Presidencia al ultraderechista Jair Bolsonaro.

En ocasión de este acontecimiento, destacados integrantes del partido de gobierno se han manifestado en reiteradas ocasiones, olvidándose de aquello que decían rechazar, “la injerencia internacional en otros países”.

Tal es así que a modo de ejemplo hemos visto al Presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, expresar que Bolsonaro es un “candidato antidemocrático” y que representa la “xenofobia, el racismo y la misoginia”, cuestiones que se podrá estar de acuerdo o no, pero que deja a las claras un doble discurso y una doble moral del Frente Amplio.

Mientras en Venezuela son moneda corriente las violaciones a la Constitución, la violación a los Derechos Humanos, la falta de libertad de expresión, los presos políticos, la represión, el hambre y el debilitamiento de las instituciones, Javier Miranda y otros dirigentes del Frente Amplio señalan que “preocupa la democracia en Brasil”, por lo que cabe preguntarse si la ausencia de democracia en Venezuela no les preocupa, porque hay una dictadura y ellos no dicen nada. Evidentemente nuestro gobierno se escuda en la “no injerencia internacional” como excusa para no pronunciarse, nunca sabremos con certeza porqué, quizá por intereses económicos, quizá por afinidad ideológica.

Por otro lado, el doble discurso se visualiza claramente también en quienes condenan la dictadura de Nicolas Maduro, pero festejan el buen resultado electoral de Jair Bolsonaro, quien en reiteradas ocasiones se ha manifestado contrario a la democracia, defensor de la dictadura, de la tortura, de la discriminación y del discurso de odio. Y como si fuera poco, ha llegado a manifestar frases como “No aceptaré un resultado de las elecciones que no sea mi victoria”, dejando al descubierto su poca convicción democrática.

No se puede seguir con la contradicción de rechazar a Bolsonaro y apoyar a Maduro, ni con la de festejar el resultado electoral de Bolsonaro y rechazar a Maduro.

O estamos del lado de la democracia o estamos del lado del autoritarismo, sin medias tintas.

No debemos permitir que el futuro de nuestro país esté hoy, ni nunca, en manos de políticos de doble discurso, por la salud de nuestra democracia y de nuestro sistema político.

Comenta
Acerca de Comodín 1784 Articles
Desarrollador Fullstack y Community Manager