El carnaval de Montevideo tiene sus primeras figuras

Foto: J. Samuelle

Jamilla Olivera fue electa como Figura de Carnaval, Soraya Ferreira como Figura de Llamadas y Gustavo García como Figura de Samba, en la primera elección de Figuras del Carnaval, actividad que la Intendencia de Montevideo organizó en reemplazo de la hasta ahora tradicional Elección de Reinas.

En un espectáculo que se desarrolló en el Museo del Carnaval, con cerca de mil personas presentes en una actividad que esta vez no fue televisada, hubo 20 aspirantes y entre ellos 17 mujeres (una con discapacidad y otra trans) y tres varones, constituyendo esto último un acontecimiento sin antecedentes.

Como segunda Figura del Carnaval montevideano fue electa Andrea Badell y como tercera Sofía Rodríguez; como segunda Figura de Llamadas fue seleccionada Carolina Forte y como tercera Martina Correa; y como segunda Figura de Samba fue electa Nahiomi Rodríguez y como tercera Florencia Blanco.

“Todos tenemos los mismos derechos”
Olivera, primera figura en la historia del carnaval capitalino, tiene 20 años, es del barrio Jardines de Peñarol y, comentó a El Observador, trabaja en la fábrica de pastas Blanes atendiendo el mostrador “y ahora voy a reanudar los estudios para culminar el bachillerato”.

“Estoy muy contenta, es un orgullo ser Figura del Carnaval, no tengo palabras para describir lo que siento, pero sí quiero decir algo que me parece fundamental: todos tenemos derecho a vivir eso, a ser figuras, a intentarlo, seamos mujeres, varones, trans o personas con alguna discapacidad, el carnaval es una fiesta, todos tenemos que poder ser parte para disfrutar. Reitero: todos tenemos los mismos derechos”, reflexionó, celebrando la actitud que tuvo la Intendencia de Montevideo, que ha sido fuertemente cuestionada por otros actores vinculados al carnaval, entre ellos la gremial Daecpu, carnavaleros y hasta algunas ex reinas del carnaval.

En ese momento en el que la Figura del Carnaval dialogaba con El Observador, muy cerca, en medio de un mar de abrazos de familiares a las figuras electas, una dama aprovechó la proximidad del periodista y exlamó: “¡se acabó que para estar acá haya que ser linda, ahora todas pueden!”.

Olivera, junto al resto de las flamantes figuras, encabezará el Desfile Inaugural del Carnaval el próximo jueves por la avenida 18 de Julio, el de Escuelas de Samba que se hará al día siguiente también por la principal avenida capitalina y los dos desfiles de Llamadas que se harán el 8 y 9 de febrero por las calles Carlos Gardel e Isla de Flores, pero también se presentarán en los corsos que habrá en los barrios y participarán de otras actividades.

Consultada sobre sus gustos en carnaval, “me parecen lindas todas las categorías, me gusta verlos a todos”, no obstante Olivera dijo que especialmente la gustan la comparsa Cuareim 1080 (confesó que le encanta el candombe) y de la murga La Gran Muñeca.

Soraya Ferreira, Figura de Llamadas, tiene 19 años y es del Cordón. Dijo que baila desde que tiene uso de razón, que no se iba a presentar porque tiene exámenes pendientes, pero la madre igual tomó su cédula y la anotó. Es integrante de la comparsa Eleggua, de La Comercial. Según comentó Tania Tabárez (quien condujo una vez más el espectáculo) cuando la presentó, su abuelo fue la primera persona en tocar el tambor en una cuerda desde una silla de ruedas, en la comparsa Morenada.

Gustavo García desde el inicio cautivó con su simpatía y calidad para sambar. Quedará en la historia como la primera figura en esa categoría y, por sobre todas las cosas, como el primer varón en ser electo en este tipo de instancias. Tiene 36 años, es de La Unión y peón en una herrería. Es hijo de madre uruguaya y de padre brasileño. Lleva el samba en la sangre. Es mestre de sala de la formación Asabranca. “En Brasil ganar significa más palo para lo que viene”, dijo, y para él lo que viene “es en marzo un entrenamiento en la Scola de Río de Janeiro Tijuca”, informó.

Un espectáculo más sencillo
El espectáculo comenzó puntualmente a la hora 21 y fue más sencillo, de menor duración y con mayor protagonismo de los participantes en relación a los de ediciones anteriores, especialmente bailando todos los aspirantes en distintos momentos en los ritmos murga, candombe y samba, con una menor inversión por ejemplo en vestimentas y escenografía. Las gradas estuvieron colmadas, sobre todo por familiares de quienes aspiraban a ser figuras. El jurado tuvo menos integrantes y no participaron en el mismo representantes de empresas del sector privado. Entre los obsequios, destacaron una pieza artesanal y un premio en efectivo. La decoración fue sencilla y el contexto musical lo aportaron en vivo músicos de murga, candombe y samba. Una vez, más, en una de las innovaciones introducidas en elecciones anteriores, no hubo números distintivos en las muñecas de quienes se presentaron ante el jurado y el público, como es habitual en otras elecciones.

El jurado estuvo compuesto por: Christian Di Candia (prosecretario general de la IM); Daisy Tourné (Senadora); Solana Quesada (en representación de la División Asesoría para la Igualdad de Género de la IM); Elizabeth Suárez (coordinadora de la Secretaría de Equidad Étnico Racial y Poblaciones Migrantes de la IM); y Milita Alfaro (historiadora del carnaval montevideano y coordinadora de la Cátedra Unesco de Carnaval y Patrimonio).

La participación fue voluntaria y hubo representantes de ocho de los 18 consejos vecinales; el resto optó por canalizar sus esfuerzos y las inversiones correspondientes en otros modos de expresión para participar del carnaval, lo que sucederá por ejemplo en los corsos de los barrios.

Según se indicó desde la Intendencia de Montevideo, esta elección de figuras buscó reconocer “a quienes representen con mayor fidelidad el espíritu solidario, alegre e inclusivo de la fiesta más popular del país”.

Los aspirantes participaron en un proceso de selección en sus barrios, en la preparación y ensayos para este evento.

El único requisito que debieron cumplir para participar fue haber cumplido 18 años al momento de inscribirse, sin existir un límite máximo de edad.

En tanto el jurado culminaba con su deliberación, en la que se tuvo en cuenta la participación del mismo en instancias previas a la de esta noche, hubo un segmento del espectáculo dedicado a despedir a las Reinas del Carnaval, de las Llamadas y de las Escuelas de Samba del año pasado.

Fuente: El Observador

Producción: Camila Cibils

 

Comenta
Loading...