Dos hombres se encadenaron al juzgado de familia porque quieren ver a sus hijos

Reclaman que hace meses esperan por las audiencias para la tenencia compartida, pero no han podido ver a sus hijos entretanto debido a medidas cautelares.

Nicolas Demirdjian tiene tres hijos: Bautista de dos años, Belén de siete y Bruno de nueve. Hace más de tres meses que no sabe nada de ellos y teme que estén en riesgo porque su madre consume pasta base.

De hecho ese fue el motivo de conflicto. Según cuenta, antes de eso y pese a estar separados, él se encargaba de llevar a los niños a la escuela y a otras actividades y los veía todos los días. Pero cuando descubrió la adicción de su expareja y realizó el pedido de tenencia la mujer lo denunció por violencia y le pusieron una restricción de 180 días.

“Esto a mí me mató porque ella empezó a consumir pasta base, destruyó todo. Me desesperé y vine y me encadené el 16 de octubre, estuve el 16 y el 17 con huelga de hambre también. Yo en este momento no sé nada de mis hijos, no tengo comunicación telefónica ni visual de ningún tipo. Mis hijos están en riesgo y yo no sé nada. No pido que me den a mis hijos porque no me los van a dar porque yo quiera, no pido verlos mañana, pero por lo menos como el escrito está presentado si tienen corazón que me den la fecha de la audiencia del juicio. Eso es lo único que pido”, dijo a Telemundo Demirdjian.

Osvaldo Pereira tiene una hija de un año y medio, se llama Ester. Desde que se fue de la casa ocho meses atrás solo la pudo ver una vez la semana pasada en el juzgado. Asegura que jamás se violentó con su pareja y se siente discriminado por ser hombre.

“Me pusieron cautelar. Yo después vine a hacer la denuncia, porque yo nunca ejercí violencia de ningún tipo. A los seis meses nos llamaron, hicieron las pericias correspondientes. Yo volví a hacer una denuncia, porque me mandó mensajes amenazándome que si voy a la casa ella me denuncia como que la agredí y me ponen cautelar. Yo tengo los mensajes guardados, pero para los jueces no tienen validez porque soy un papá, porque si fuera una mamá estaría crucificado. La niña está bien con ella, yo no quiero sacársela. Pero quiero que sepa que soy un padre que quiere a su hija y no la voy a abandonar a su hija, así sea hasta mi último aliento voy a estar acá”, relató Pereira.


Asesinaron a una joven de 24 años y la Policía investiga pelea entre adictos


Fuente: Telemundo

Comenta